La calzada de Picu Ramonón se vuelve a allanar a la espera del asfaltado final

Extensión de la capa de rodadura en la carretera RS-2. /  NEL ACEBAL
Extensión de la capa de rodadura en la carretera RS-2. / NEL ACEBAL

Las lluvias y el tráfico han deteriorado la superficie provisional de la RS-2, que ha sido reparada con una nueva capa de rodadura

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Dieciocho días después de su reapertura al tráfico, el pasado 5 de marzo, ayer se practicaba una nueva explanación sobre la calzada de la carretera local RS-2 a la altura de Picu Ramonón. Las lluvias caídas a lo largo de estas dos semanas y el continuo tránsito de vehículos acabaron por deteriorar el firme provisional aplicado tras la apertura en canal de la carretera para acometer las obras de saneamiento. Una aglomeración de baches, agujeros y depresiones la hacían intransitable, pero las condiciones meteorológicas tampoco permitieron su reparación hasta la pasada jornada.

Los operarios de Tragsa procedieron a igualar y allanar el terreno esparciendo una nueva capa de rodadura consistente en una zahorra mucho más fina y de mayor compactación. El asfaltado final de este tramo de carretera no se ejecutará hasta que los técnicos determinen el asiento final del terreno. Los cinco metros de profundidad abiertos en la calzada necesitan de un tiempo hasta su consolidación definitiva. Aún podrían pasar varios días, aunque tampoco descartan proceder a su revestimiento final de cara al Jueves Santo.

En paralelo, técnicos de la compañía suministradora del servicio telefónico procedían ayer mismo al soterramiento del cableado por la infraestructura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos