Cámaras, paneles y barreras para acabar con los atascos de Lagos

Rotonda de Covadonga en la que se instalarán las barreras./
Rotonda de Covadonga en la que se instalarán las barreras.

La DGT acaba de sacar a licitación, por casi medio millón de euros, la instalación de dispositivos para regular el acceso a este enclave protegido

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

La solución a los frecuentes atascos en los Lagos de Covadonga está cada vez más cerca y llega de la mano de la Dirección General de Tráfico. Como ya anunciase hace unos meses el director general de Infraestructuras y Transportes del Principado, José María Pertierra, el ente tiene previsto instalar una serie de cámaras, paneles informativos y barreras en los accesos al Real Sitio y al enclave protegido con la intención de controlar el tránsito de vehículos. Ayer mismo el Boletín Oficial del Estado (BOE) anunciaba la licitación de la instalación y puesta en marcha de todos estos dispositivos, con un presupuesto base de 481.785,98 euros.

Las empresas interesadas tienen hasta el 11 de abril para presentar sus propuestas y la actuación cuenta con un plazo de ejecución de tres meses, lo que significa que, con toda probabilidad, el nuevo sistema no entraría en funcionamiento hasta, al menos, finales de verano.

El proyecto elaborado por petición de la DGT plantea la instalación de un total de ocho cámaras. Cuatro de ellas se ubicarán en la carretera AS-262, en los aparcamientos de El Bosque, Muñigo, El Repelao y en la rotonda que da acceso a la carretera de los Lagos de Covadonga, mientras que una quinta se instalará en las inmediaciones de la rotonda que da paso a la circunvalación de Cangas de Onís. Estas cinco serán de circuito cerrado y servirán para conocer en todo momento el estado de los aparcamientos y del tráfico. Las tres restantes son cámaras con reconocimiento de matrículas y se colocarán en la recta ubicada entre las localidades de Corao y Soto de Cangas, en la AS-114; en el aparcamiento de El Bosque, en la AS-262, y en la rotonda de Covadonga, en la CO-4.

Asimismo, la DGT prevé instalar cuatro paneles digitalizados de señalización variable a través de los cuales se ofrecerán, entre otros, datos acerca del estado de los aparcamientos y el tráfico en las inmediaciones del Santuario de Covadonga. El primero de ellos estará en la N-625, en las proximidades de la rotonda de Prestín, visible para los conductores que circulen en sentido Cangas de Onís. Otros dos se ubicarán en la AS-114, en la rotonda que da paso a la circunvalación de la ciudad canguesa, visible para quienes se dirijan a Prestín, y en las inmediaciones de Soto de Cangas, visible para los vehículos que circulen hacia Covadonga. El último panel estará en la AS-262, en el aparcamiento de El Bosque.

150 metros de balizas

Finalmente, en la rotonda que da acceso a la CO-4, donde habitualmente se establece el corte de tráfico durante las jornadas en que está activo el Plan de Transporte a Lagos, se fijarán las dos barreras que controlarán el acceso al espacio protegido, conectadas con una cámara de reconocimiento de matrículas. Se instalarán, asimismo, dos estaciones de toma de datos por espiras para la contabilización de los vehículos de entrada y salida en la vía. Todo ello se complementará con el balizamiento de cerca de 150 metros para impedir que los conductores intenten adentrarse en el carril de salida.

En un informe elaborado el pasado octubre, el director del Parque Nacional de los Picos de Europa en Asturias, Rodrigo Suárez Robledano, indica que la afección de dicha actuación al espacio protegido es mínima y que, por contra, «se trata de un sistema muy positivo que puede dar solución, con los adecuados mantenimiento y explotación, a la situación de colapso periódico que sufre la carretera de acceso a los Lagos».

Plantea, además, que el nuevo sistema permitirá una reordenación del personal que actualmente se encarga de controlar el tráfico y que, de mantenerse el presupuesto actual, podría extender sus jornadas de servicio en las inmediaciones del lago Enol a casi el año entero. Algo que, recalca, «es muy adecuado, pues fuera de los periodos de regulación, el problema de ordenación del aparcamiento se da en este punto al intentar acceder la mayor parte de los conductores al fin de la carretera, junto al lago más alto».

Robledano recomienda, además, que se refuercen los dispositivos, «particularmente las cámaras de lectura de matrículas y las barreras automáticas», ante posibles ataques, principalmente en su periodo inicial de implantación. Advierte, asimismo, de la posibilidad de que algunos conductores opten por «orillar» sus vehículos en la rotonda de Covadonga e inmediaciones, a la espera de que queden plazas libres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos