Cangas de Onís pone a la venta 1.550 kilos de queso en su XIV Feria Regional

La feria cuenta este año con 27 expositores llegados de diferentes puntos de la región. / FOTOS: NEL ACEBAL

En la plaza de Camila Beceña se dieron cita productores de Cabrales, Gamonéu del Valle y del Puertu, Casín, Vidiago y otras muchas variedades

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

La ciudad de Cangas de Onís es estos días la capital del queso asturiano. Un total de 27 elaboradores de este manjar lácteo procedentes de diversos puntos del Principado participan este fin de semana en la XIV Feria Regional de Quesos poniendo a la venta más de 1.550 kilos de producto en prácticamente todas sus versiones. Los consumidores podrán encontrar no solo los clásicos Gamonéu y Cabrales, también cremas, pinchos y quesos de diferentes leches, periodos y tipos de maduración.

Pese a la amplia variedad que ofrece este certamen, algo que muchos asistentes señalan como uno de sus principales atractivos, el rey de esta edición está siendo el Gamonéu del Valle. Son siete los elaboradores cangueses y onienses que estos días ofrecen sus creaciones a precios que oscilan entre los 23 y los 30 euros el kilo. A la plaza de Camila Beceña también quiso acercarse Pilar Amieva Guerra, quien elabora desde hace años un Gamonéu del Puertu que estos días vende por 38 euros el kilo. «Llevo mucho tiempo acudiendo a la feria de Cangas y me gusta, pues el hecho de que albergue tantos tipos de queso diferentes hace que venga más gente», explicó.

Otra de las denominaciones de origen protegidas con mayor presencia en el certamen es el Cabrales. En total son cuatro los queseros presentes en Cangas de Onís, quienes ofrecen su producto a un precio único de 20 euros el kilo. «Llevamos años viniendo a la feria y lo cierto es que nos gusta mucho. Mueve bastante gente, lo que hace que sea un escaparate estupendo, no solo de cara a la venta, sino para darte a conocer», indicó Rafael Puente, de la Quesería del Cares.

El Afuega'l Pitu también cuenta con una amplia representación, gracias a los tres queseros procedentes de los concejos de Grado y Salas. Los amantes de esta peculiar variedad pueden hacerse con una pieza por entre seis y diez euros. Entre los más peculiares de su género se encuentra el queso L'Horru de Ca Sanchu, un producto elaborado «como se hacía antiguamente, secándolo en el hórreo», explicó la quesera Marta Fernández. De la mano de Quesos Rebollín llegó una de las variedades más sorprendentes del certamen: un queso elaborado a partir de leche de vaca fusionada con sidra. «Las cuajamos juntas y luego ponemos la pasta resultante a madurar. Gusta mucho», aseveraron los elaboradores.

Orujo y cerveza

Pero las sorpresas no terminan ahí, pues en Grado, la familia que regenta la Quesería Temia S. L. comercializa desde hace años una crema bautizada como 'Udre' que confeccionan con Afuega'l Pitu, Cabrales, orujo y pimentón. Y desde Caso, Ismael Lázaro, empleado de la quesería El viejo mundo, trajo un original queso elaborado al estilo del concejo pero con un toque de cerveza Caleya.

No obstante, los amantes de los sabores tradicionales no tienen que preocuparse, pues además de los mencionados, en Cangas de Onís este fin de semana se pueden encontrar diferentes tipos de queso de Vidiago, Casín, Los Beyos, de Pría y picón, entre otros. También es posible hacerse con quesos exclusivos, como el conocido como 'Camembert asturiano', el queso Cueva de Llonín que elabora la cooperativa Queso de Peñamellera; el picón de Quesos Monje (Peñamellera Baja), premiado en numerosas ocasiones, y el queso de Vidiago adobado con aceite y pimentón de la quesería Collera, elegido 'Mejor Queso de Asturias' en la XXIX Feria de los Quesos Artesanos de Asturias celebrada hace un mes en La Foz de Morcín.

Fotos

Vídeos