Cangas prepara la mayor concentración parcelaria de su historia reciente

Varios propietarios de fincas de Cangas de Onís estudian sobre los planos las zonas a las que afectará la concentración parcelaria. /  NEL ACEBAL
Varios propietarios de fincas de Cangas de Onís estudian sobre los planos las zonas a las que afectará la concentración parcelaria. / NEL ACEBAL

La agrupación, impulsada desde la Concejalía de Ganadería, ocupará más de 550 hectáreas y afectará a cientos de propietarios de la zona norte del concejo

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

Dos décadas después de que la concentración parcelaria de Següenco se hiciese realidad, no sin años de discusiones y esfuerzo, el concejo de Cangas de Onís afronta un nuevo proceso de agrupación de fincas que en este caso afectará a una decena de localidades de la zona norte del municipio. El proyecto, todavía en su fase más primigenia, ocupa una superficie estimada de más de 550 hectáreas en el terreno comprendido entre las localidades de Villanueva y Labra, en la orilla norte del río Güeña. Es decir, sería «la concentración parcelaria más importante de las últimas décadas en el concejo», según manifestaron desde el Consistorio.

Más de un centenar de propietarios acudieron ayer a la reunión en la que representantes del Principado y del Ayuntamiento cangués explicaron cómo va a ser el proceso que ahora comienza. Un proceso que todavía no implica que la concentración se vaya a llevar a cabo, pues en la primera fase los topógrafos se limitarán a recabar información para poder saber cómo es el terreno real y sería más adelante cuando, si la mayoría de propietarios afectados están de acuerdo y lo decreta el Principado, se iniciaría un procedimiento que, de media, suele tardar cuatro años en hacerse efectivo.

A partir de la próxima semana, varios topógrafos del Principado se desplazarán hasta la zona para tratar de cartografiar el terreno. Es en este punto en el que el jefe de la sección de Concentraciones Parcelarias de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado, Luis Fernández Sierra, pidió la colaboración de los propietarios y vecinos. «Sería positivo que acompañéis a los técnicos y les ayudéis a localizar las lindes, pues la única información de que disponemos es el catastro y suele estar plagado de errores», indicó. Recalcó que de momento «no es necesario aportar ninguna documentación ni demostrar nada, simplemente queremos conocer el terreno sobre el que, si sale adelante el proyecto, se realizaría la concentración».

El técnico explicó que mientras se llevan a cabo este tipo de procesos «suelen surgir problemas y roces», pero que una vez finalizados «el cambio siempre es para mejor. Agrupar fincas permite un mejor aprovechamiento de los recursos, mejores accesos y soluciona problemas como, por ejemplo, los que surgen a la hora de heredar». Se trata, agregó, de un procedimiento «totalmente gratuito» para los propietarios de los terrenos, pues será el Principado quien lo costee íntegramente.

El edil de Medio Rural y Ganadería de Cangas de Onís, Gonzalo Suero, se mostró entusiasmado con que por fin dé sus primeros pasos una concentración que fue solicitada por los propios vecinos de las localidades de Coraín, Labra, Villanueva, Cebia, Helgueras, Perlleces, Celango, Cardes, Onao y Llueves mediante la presentación de más de 340 firmas e impulsada desde su concejalía. «Es algo muy necesario, pues se trata de una zona donde las fincas son muy pequeñas y están demasiado segregadas, así que con la agrupación se facilitará el trabajo de numerosos ganaderos e incluso productores de queso del lugar», manifestó.

«Es el progreso»

En el mismo sentido se expresaron Alfredo Teleña, de Cardes, y Manuel Fernández, de Helgueras, quienes consideraron que la concentración «es el progreso. Conlleva numerosos beneficios para los propietarios y ayudará a que la gente trabaje más sus terrenos y no los deje echar a perder, como ocurre ahora», indicaron.

Sin embargo, no todos los presentes se mostraron satisfechos con la idea de agrupar las fincas. Por ejemplo, Marisa y Carmen, dos vecinas de Onao, rechazaron tajantemente la idea. «No nos parece justo, pues nosotras estamos contentas con nuestras fincas y las tenemos muy bien cuidadas desde siempre. Para nosotras supondría ir a peor, así que vamos a pelear para que no salga adelante», aseveraron, e indicaron que en su pueblo «la mayoría de vecinos está también en contra, pero como en vez de ir pueblo por pueblo toman la zona entera, tenemos a las demás localidades en contra, es una dictadura», criticaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos