A la carrera contra la ELA

Miembros de la asociación 'Déjame tus piernas' junto con los corredores que participaron en la marcha./
Miembros de la asociación 'Déjame tus piernas' junto con los corredores que participaron en la marcha.

280 corredores salieron ayer a las calles de Ribadesella para visibilizar esta enfermedad neurodegenerativa

G. POMARADA RIBADESELLA.

Tita García vive cada día desde hace cuatro años su particular carrera de fondo. Esta gallega padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa que provoca la muerte paulatina de las células nerviosas del sistema motor. «Es una enfermedad muy desconocida y a la que se destina muy poca investigación, hoy en día hay recortes para todo y también para nosotros. Es muy importante darle visibilidad». Con ese objetivo participaron ayer García y su familia en la Carrera Popular Riosellana Contra la ELA, que en esta cuarta edición alcanzó los 280 corredores, una treintena más que en la cita de 2016.

Desde que se comenzase a celebrar esta carrera solidaria en las calles riosellanas, ni García ni su marido, Víctor Loira, se han perdido ninguna de las ediciones. En esta ocasión, no obstante, la cita tenía un componente especial. Loira y su amigo Constantino Moledo llegaban el sábado a la capital riosellana tras recorrer 530 kilómetros, en bici y a pie, con la lucha contra el ELA como bandera. Ayer a primera hora, estos dos aventureros volvieron a salir a la pista acompañados de los miembros de la asociación gijonesa 'Déjame tus piernas'. Medio centenar de voluntarios y siete de los miembros de la entidad, afectados por parálisis cerebral, completaron los cinco kilómetros del circuito empujando sus sillas de ruedas hacia una misma meta, la de llamar la atención sobre la realidad que atraviesan las personas con discapacidad. «Es la tercera vez que venimos y es muy especial, aquí en Ribadesella nació la asociación porque fue donde corrimos nuestra primera carrera», destacó el presidente de la entidad, Roberto Martínez.

El fin que desde entonces les atrae a la prueba es el de «estar todos juntos y que ellos lo pasen bien», añadió. En el caso de una de sus asociadas, Ana García, el objetivo se cumplió con creces. «Ha estado muy bien, me gusta el ambiente de estar todos juntos», señaló tras cruzar la meta. Ese sentimiento de unidad es precisamente una de las fortalezas que identifica Tita García a la hora de concienciar sobre cualquier tipo de enfermedad. «Tenemos que apoyarnos unos a otros y darnos mucha visibilidad». Para ello, como en su día a día, es necesaria la «fuerza de voluntad» y una aproximación positiva a su situación. «Yo soy muy positiva, a mi hija y a mi marido siempre les digo que miren mi evolución diaria y que no se pongan en lo más terrible», contó.

En el plano deportivo, la carrera se saldó con la victoria en categoría absoluta de Óscar Buján, de Cangas del Narcea, que cruzó la meta seguido de Manuel Marino, del club Piloña Deporte, y del llanisco Ricardo Bustillo, de la Sociedad Cultural de Ribadesella. En la modalidad femenina se impusieron Silvia García, Iyana González y María José Gutiérrez.

Hasta que el próximo año la localidad albergue una nueva cita, la carrera contra la ELA, esta vez la real, continuará recaudando fondos para financiar la investigación a través de la página 'Ayuda a ayudar', accesible a través de Facebook.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos