La carretera que da acceso al faro de Ribadesella se reforzará contra los argayos

Carretera que da acceso al faro de Ribadesella. / NEL ACEBAL
Carretera que da acceso al faro de Ribadesella. / NEL ACEBAL

El Ayuntamiento y la consejería de Infraestructuras barajan reconstruir la zona afectada con un muro de hormigón

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La carretera del faro de Ribadesella quedará abierta al tráfico durante la presente jornada. Al menos, esas son las intenciones manifestadas por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Ribadesella. «Trataremos de que quede abierta el viernes al mediodía», aseguró ayer el concejal de obras, Enrique Gancedo. Y añadió que, para facilitar el normal tránsito de los vehículos «se vallará la zona afectada y se rellenará la cuneta de la derecha con grava para que, por un lado, circule el agua de escorrentía y por otro, se gane un poco de espacio para el tránsito de los vehículos ligeros».

La decisión de reabrir el vial se tomó tras la inspección ocular despachada en la pasada jornada por los técnicos de la consejería de Infraestructuras desplazados a la zona dañada por el argayu de Monte Somos. Desde la consejería piensan realizar sondeos en el tramo de carretera afectada por el desprendimiento, alrededor de quince metros lineales, para luego emitir un informe en el que se expondrá la mejor de las soluciones para la reconstrucción del talud afectado. «No sabemos si será mediante la construcción de un muro de hormigón u otro sistema, porque todo apunta a que el problema no es muy grave. De hecho, lleva toda la semana lloviendo y no argayó nada más», explicó Gancedo. De cumplirse la previsión, la carretera del faro permanecerá cerrada finalmente cuatro días, desde la tarde del lunes al mediodía del viernes.

La que ha superado ya las tres semanas de corte es la carretera local RS-2, cerrada por obras de saneamiento a la altura de Picu Ramonón. Los días pasan y los trabajos se han intensificado para adelantar su reapertura, incorporando un turno adicional de trabajo durante las jornadas del fin de semana, concretamente el sábado. La empresa adjudicataria se ha comprometido a rellenar la calzada -abierta actualmente en canal- a lo largo de este mes de febrero para restablecer el tráfico rodado de vehículos cuanto antes.

De momento se ha habilitado un paso peatonal bordeando la ría. «Estamos todavía a día 8 y creo que tienen plazo suficiente, aunque siguen picando en roca. En cuando superen este tramo, el resto será más fácil», aseguró el concejal de Obras. Enrique Gancedo reiteró que la obra es «inevitable» y que esta es la mejor época del año para ejecutarla. «no nos queda más remedio que aguantarnos a todos», afirmó. En las últimas semanas, un grupo de empresarios del sector hostelero y propietarios de otros negocios, como talleres o almacenes, habían expresado su malestar por los plazos de la obra, ya que consideraban que perjudicaba a su actividad económica. La treintena de afectados que entonces expresaron sus quejas son residentes de la zona rural a la que da acceso el vial.

La misma empresa que desarrolla las labores en la carretera comarcal, del Grupo Tragsa, iniciará en breve la reparación de colectores en las dos calles del puerto riosellano, Manuel Caso de la Villa y Marqueses de Argüelles. Esta semana se han realizado inspecciones oculares con la ayuda de cámaras y en breve comenzarán los trabajos. En este caso no se levantará el pavimento. «La caseta de obra ha quedado instalada junto a la oficina de turismo y en breve comenzarán a reparar los pozos. Primero los limpiarán y después los repararán para más tarde colocar una camisa por dentro de la tubería», explicó Gancedo. De momento, el Ayuntamiento de Ribadesella no prevé actuar sobre el pavimento de estas calles, muy deteriorado, «Están bastante mal y habrá que mirar qué se puede hacer, porque estábamos a expensas de esta obra de mejora del saneamiento», añadió el concejal de Obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos