Cayón, escuela para un futuro sin maltrato animal

El joven voluntario Manuel Álvarez, de once años, junto a los perros de la protectora de animales piloñesa. / E. CARBALLEIRA
El joven voluntario Manuel Álvarez, de once años, junto a los perros de la protectora de animales piloñesa. / E. CARBALLEIRA

El premio Proyecto Asturies de Podemos, dotado con 4.000 euros, permitirá reformar la sede para lograr un mayor bienestar animal La protectora de Piloña elabora un programa que llevará a sus instalaciones a escolares de la comarca

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

El trabajo incansable de la Protectora Animales del Oriente a lo largo de los últimos años está a punto de verse recompensado con la finalización de su proyecto más ambicioso: las nuevas instalaciones de Cayón, en Piloña. Esta superficie servirá para dar cobijo de una manera digna a los muchos animales que son abandonados a lo largo del año en el concejo. Hasta ahora, los voluntarios solo disponían de unos pocos metros cuadrados de jaulas municipales que se quedan escasas por el elevado número de perros que atienden.

Con estas nuevas instalaciones, que ya funcionan de forma parcial, la entidad gana metros cuadrados y unas condiciones totalmente diferentes para el bienestar de las mascotas. No obstante, el nuevo terreno junto al monte Cayón será mucho más. Al menos ese es el proyecto en el que trabajan ahora los voluntarios que, conscientes de la importancia de educar a los más jóvenes en el respeto hacia los animales, quieren impulsar este rincón como un lugar en el que recibir visitas de colegios e institutos.

«La idea es habilitar el lugar para que esas charlas que ofrecemos en colegios, institutos y centros de todo tipo, las podamos hacer aquí, en las instalaciones de Cayón», explica Marcial González, uno de los miembros de la protectora, quien recuerda que se trata de un entorno «agradable para los chavales y los perros». En definitiva, se busca «formar a los futuros adultos en el cuidado y la tenencia responsable de animales para cambiar la situación actual», explica. Como ejemplo de este compromiso de los jóvenes, en la protectora destacan la labor de uno de sus voluntarios más entregados, Manuel Álvarez de la Cueva. El chaval, que acaba de cumplir once años, se muestra encantado con su labor de voluntario y su trabajo con los perros acogidos en las instalaciones, a los que cuida como propios. «No falta ningún sábado a los paseos que hacemos, es el primero en llegar», resalta Marcial González, incidiendo en que «a una persona de 80 años es difícil inculcarle este respeto si nunca lo ha tenido, si siempre acostumbró a mantener a su perro atado todo el día; hay que trabajar con los jóvenes porque ellos pueden hacer que las cosas cambien».

Donaciones de pienso

Para afrontar los gastos que precisará esta iniciativa, los voluntarios acaban de recibir una importante ayuda. Y es que han logrado el segundo premio del Proyecto Asturies, que busca contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas en el territorio asturiano mediante formación, asesoramiento y ayuda económica a organizaciones y grupos organizados para elaborar y poner en marcha proyectos con fines de interés social. La iniciativa se financia con parte del excedente del salario de los cargos públicos de Podemos Asturies.

Este premio supondrá que la protectora disponga de 4.000 euros para invertir en la finalización de las nuevas instalaciones. «No será suficiente, pero es una ayuda muy notable», señala González. La protectora, con sede en Piloña, ha hecho estos días un nuevo llamamiento a la solidaridad de los vecinos para que aporten donativos, económicos o en especie, ante el agotamiento de sus reservas de pienso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos