Cien porruanos en la hoguera del Cristo

Los mozos transportan el enorme eucalipto por las calles de la localidad llanisca de Nueva. / JUAN LLACA
Los mozos transportan el enorme eucalipto por las calles de la localidad llanisca de Nueva. / JUAN LLACA

En la comitiva folclórica participaron la banda de gaitas Llacín, el grupo de gaiteros Principado y 200 mozas de llanisca | Los simpatizantes de la fiesta plantaban un eucalipto de 37 metros en Nueva

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

Los simpatizantes del Cristo del Amparo, en Nueva de Llanes, celebraban en la tarde de ayer la víspera del día grande con el ancestral rito del traslado y la plantación de la hoguera, un eucalipto de 37 metros y 1.200 kilos de peso que habían cortado por la mañana en Villahormes, a la vera del Camino Real. De la comitiva que acompañó por las calles de Nueva a los plantadores también formaban parte la banda de gaitas Llacín, con 28 gaiteros y 15 percusionistas bajo la batuta de Vitor Carbajal; el grupo folclórico Principado y dos centenares de niñas y mozas ataviadas con el traje de llanisca.

Más de un centenar de mozos enfundados en el traje de porruano participaron en el traslado y la posterior plantación de la hoguera en el barrio de Triana. En lugar cabecero del eucalipto se situaba el segoviano Ricardo Bardasano y durante breves momentos subieron a la hoguera al niño Oliver Alonso Ardines, de once meses. De trasladar las cuerdas se encargaba Daniel Cueto y el hacha centenaria de dos bocas, que fue propiedad de Antonio Pedrayes, la sujetaba Aitor Ceñal. No faltaban las botas de vino ni los tradicionales entusiastas de la fiesta, como Tomás Alonso 'Tomasu' y Juan Antonio González Menéndez 'Nono'.

Cuando la cima del eucalipto miraba al cielo, comenzaba el festival folclórico con acompañamiento a la gaita por Manolín Vela y al tambor por Gregorio Trespalacios. Se bailaron el Quirosanu, las jotas de Leitariegos, Boal y el Cuera, el Saltón, el Xiringüelu de Naves y el Pericote.

Temas

Llanes

Fotos

Vídeos