Cien toneladas de roca cortan durante horas la carretera de acceso a Beleño

Cien toneladas de piedra bloquearon la carretera de Ponga. / E. C.
Cien toneladas de piedra bloquearon la carretera de Ponga. / E. C.

El argayo, en el que cayeron piedras de gran tamaño, tuvo lugar sobre la una de la tarde y obligó a desviar el tráfico de Ponga por Viegu

LUCÍA RAMOS BELEÑO.

Un muro de roca. Fue lo que se encontraron en la carretera AS-261 dos ponguetos ayer al mediodía cuando se disponían a abandonar el concejo en su vehículo. Un enorme argayo cortó por completo el vial que da acceso a la capital del municipio, San Juan de Beleño, así como a Sobrefoz, Abiegos y Sellaño. Fue a unos tres kilómetros de esta última localidad, en una zona conocida como Los Corredores, donde se desplomaron sobre la calzada cerca de cien toneladas de roca, ocupando los dos carriles en su totalidad.

De forma inmediata, y todavía con el susto en el cuerpo, los ponguetos se dirigieron al Ayuntamiento para informar de lo ocurrido. Allí, la alcaldesa, la socialista Marta Alonso, dio aviso al 112 Asturias, así como al servicio de Carreteras del Principado, cuyos operarios se personaron en el lugar con la maquinaria necesaria para la retirada del argayo poco después. Asimismo, la regidora se puso en contacto con el instituto Rey Pelayo de Cangas de Onís, adonde acuden a estudiar a diario los jóvenes del concejo pongueto. «Les avisé de que el transporte escolar debería modificar su ruta y entrar por la carretera que va a Viegu, en vez de por el puente de Los Grazos», explicó Alonso.

También se puso lo ocurrido en conocimiento del servicio de salud de Ponga, «para que supieran que tenían que ir por otra ruta en caso de que se produjese alguna emergencia médica».

El argayo tuvo lugar en torno a la una de la tarde y los operarios de Carreteras del Principado comenzaron a trabajar pasadas las tres, tras evaluar la situación. Las labores de retirada del material caído sobre la calzada se prolongaron durante algo más de tres horas, en las que las piedras, algunas de las cuales eran de un tamaño considerable, fueron transportadas mediante camiones. Los trabajadores calcularon que cayeron «unos 40 metros cúbicos de roca», de los que al caer la noche ya no quedaba «ni rastro». La circulación quedó restablecida pasadas las seis de la tarde, si bien durante las labores de limpieza ya se había habilitado uno de los carriles de la calzada.

La teniente de alcalde de Ponga, la popular María Santos, fue una de las primeras personas en llegar al lugar, junto con la regidora, y ayer valoraba que no hubiese habido que lamentar heridos. «Que yo recuerde es la primera vez que sucede algo así en esta zona de la carretera», apuntó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos