Cinco rutas entre portales de Belén

Los visitantes se acercaron para ver el belén de La Blanca, en Nueva de Llanes, uno de los más completos. /  NEL ACEBAL
Los visitantes se acercaron para ver el belén de La Blanca, en Nueva de Llanes, uno de los más completos. / NEL ACEBAL

Es el tercer año que los vecinos de Nueva de Llanes organizan estos itinerarios con el objetivo de recuperar la cultura navideña tradicionalLa parroquia de San Jorge reúne en esta actividad más de ochenta nacimientos

LAURA CASTRO LLANES.

Recuperar la cultura navideña tradicional a través de cinco rutas que abarcan más de ochenta belenes entre Nueva de Llanes y sus alrededores. Todos se podrán visitar a partir de hoy y hasta después del día de Reyes. Los artífices de esta iniciativa, que cumple en estas fiestas su tercera edición, son los vecinos de la parroquia de San Jorge.

Son el resultado del trabajo en común de vecinos, comisiones de festejos y parroquias. Empezaron con un pequeño recorrido con 22 nacimientos en la localidad de Nueva de Llanes, pero en vista de la «gran aceptación» del primer año, fueron sumando nuevos participantes hasta llegar a casi un centenar de belenes repartidos por las capillas, iglesias y pueblos del entorno. El organizador, Tomás Cueto, advierte que «es mejor visitarlos por la mañana», coincidiendo con los horarios de misa, pues algunas capillas permanecen cerradas cuando no hay oficio religioso.

Aunque «la mayoría de los visitantes prefieren ir por libre», los organizadores ponen a disposición del público un guía voluntario, Fernando Suárez, con quien se puede contactar en el bar La Central, de Nueva de Llanes, para reservar con antelación las excursiones. Las hay para todos los gustos y en función de los kilómetros de trayecto se pueden hacer en coche, en bicicleta, «siempre que el tiempo lo permita», o andando.

La ruta número uno parte de la capilla del Ángel en Piñeres y llega hasta la entrada a los bufones de Pría con un recorrido sencillo de 22 kilómetros apto para hacer en bicicleta y que incluye paradas en la capilla de Sirviella, la de San Agustín en La Fontaina-Belmonte y la del Palacio de Garaña, entre otras. La número dos, también recomendable para recorrer a pedales, cubre la distancia entre la capilla de Las Ánimas y la de San Aciscio, pasando por las localidades de Hontoria, Villahormes, Naves y San Martín de Bedón, entre otras.

Para una pequeña excursión en coche, están las rutas tres y cuatro. La primera de ellas va desde la capilla Virgen de Loreto hasta la de San Antonio en Riensena. Este último «es uno de los más bonitos», según señaló Tomás Cueto, quien añadió que «es mejor verlo de noche porque tiene iluminación». El recorrido número cuatro parte de la iglesia de Los Carriles y llega hasta la capilla de San José en el Doradiello. A pesar de que no suponga una larga distancia, «tiene pronunciadas cuestas» por lo que «es mejor hacerla en coche». La última ruta, la número cinco, está pensada para realizarla a pie. A lo largo de un recorrido de diez kilómetros, se podrán visitar los cuarenta belenes de la localidad de Nueva de Llanes, repartidos entre las capillas y los establecimientos.

Los internacionales, en Pría

La iglesia de Pría apuesta por un clima internacional para sus más de veinte nacimientos. Kenia, México y República Dominicana son algunos de los países que estarán representados y se podrán visitar a partir del próximo día 24 y hasta Reyes. «El cura don Domingo fue el primer artífice de todo esto. La parroquia entera se movilizó para recaudar fondos y encargamos un belén grande a Madrid», recordó la feligresa y vecina de Pría, Cruz Inés.

Ella y su hermana decidieron dar un paso más allá aprovechando los viajes que realizaban algunos familiares. «Fuimos pidiendo aquí y allá a los que se iban de vacaciones para que nos trajeran nacimientos. No son muy grandes, algunos se reducen exclusivamente al milagro, pero son muy variados», defendió Cruz. Tanto, que tienen algunos que casi podrían considerarse reliquias infantiles como uno de Pin y Pon con más de treinta años de antigüedad. Aunque para Cruz, «los más especiales son los mexicanos, que tienen mucho color y son muy bonitos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos