Las cofradías del Oriente multiplicaron por cinco sus capturas en una década

Compradores y profesionales de la mar asisten a la subasta de pescado celebrada ayer en la lonja llanisca. /  JUAN LLACA
Compradores y profesionales de la mar asisten a la subasta de pescado celebrada ayer en la lonja llanisca. / JUAN LLACA

En 2017 se rularon menos kilos de pescado que en el anterior ejercicio en Ribadesella, Llanes, Bustio y Lastres, pero hubo más beneficios

LUCÍA RAMOS LLANES.

El que acaba de terminar fue un buen año para las cuatro cofradías de pescadores presentes en el Oriente asturiano. No tanto como el 2016, cuando las capturas se duplicaron respecto al anterior ejercicio y los ingresos se incrementaron en un 46,6%, pero positivo, al fin y al cabo. En conjunto, las cuatro lonjas volvieron a batir récord de beneficios, con 5.475.039,79 euros facturados, lo que supone un aumento del 7,3% respecto a los 5,1 millones de euros alcanzados durante el pasado ejercicio. Un incremento, no obstante, que no se reprodujo en el número de capturas, las cuales bajaron en relación a las de 2016. Concretamente, en los puertos de Ribadesella, Llanes, Bustio y Lastres se rularon entre enero y diciembre de 2017 un total de 2.446.498,28 kilos de peces, crustáceos, equinodermos y moluscos, mientras que en el mismo periodo del año anterior fueron más de 2,7 millones. Los buenos precios del pescado permitieron salvar los resultados pese a la menor cantidad de producto subastado.

Si se echa la vista atrás, y superado el importante bajón que sufrió en 2015 el sector pesquero de la comarca, las cifras son halagüeñas, pues el volumen de capturas se multiplicó por cinco respecto a los datos registrados por la Dirección General de Pesca del Principado una década antes, cuando entre todas apenas lograron sumar 474.975,14 kilos de pescado. También se incrementó notablemente, aunque en menor medida, el dinero ingresado por esas capturas, que en 2007 fue de tres millones de euros, un 81% menos que el registrado el pasado año.

Una vez más, la lonja que mayores ingresos tuvo fue la de Llanes, que se situó como la cuarta con más beneficios de toda la región, solo superada por las de Gijón, Avilés y Luarca. La cofradía Santa Ana obtuvo un total de 2.281.734,29 euros, 322.566,64 más que en 2016, con la subasta de 676.005,42 kilos de producto que supusieron un incremento de casi el 20% respecto al periodo anterior. De nuevo, la xarda fue la especie más abundante con diferencia, con 369.106,90 kilos subastados que reportaron 358.405,27 euros de beneficios, el 15,7% de la recaudación total. Asimismo, en merluza fueron 84.751,64 kilos que supusieron 304.687,43 euros, y en pixín otros 45.454,29 kilos que generaron 301.627,43 euros de beneficio.

Se superaron los 5,47 millones de euros, una cifra histórica en las rulas de la comarca Lastres volvió a ser la primera en cuanto a cantidades pescadas, mientras que Llanes fue la que más ingresó La de Bustio fue la lonja peor parada, regresando a valores de hace diez años

La de Lastres fue, por su parte, la rula por la que más cantidad de pescado pasó, un total de 1.557.227,78 kilos que, si bien supusieron un descenso del 19% respecto a los casi dos millones de 2016, reportaron unos ingresos notablemente más altos. Concretamente, la cofradía Santa María de Sábada recaudó 1.718.737,82 euros, medio millón más que en el mismo periodo del año anterior. La xarda volvió a ser la reina indiscutible, con 1,1 millones de kilos rulados, casi el doble que en 2016, y a un precio medio bastante superior: 1,19 euros el kilo, frente al 0,73 del periodo anterior.

Casi 2.200 kilos de angula

En Ribadesella sucedió lo contrario, se ruló más pescado, 163.282,45 kilos frente a los 146.345,81 de 2016, pero se obtuvieron menos beneficios, 1.036.816,02 euros, casi cien mil euros menos. La especie que más dinero reportó fue la angula, de la que se vendieron, entre enero y diciembre de 2017, 1.704,88 kilos, tres veces más que en el ejercicio anterior, obteniendo la cofradía Virgen de Guía 660.684,40 euros.

La lonja que peor parada salió en este año que se despedía hace unas semanas fue la de Bustio, donde se registraron cifras que recuerdan a las de hace diez años. Así, en cuanto a capturas fueron 49.982,63 los kilos que se rularon en el puerto ribadedense, reportando 437.751,66 euros de beneficio, mientras que en 2007 habían sido 55.154,62 kilos y 454.292,25 euros, respectivamente. La especie más destacada fue, como en Ribadesella, la angula, con 489,93 kilos subastados a un precio medio, eso sí, notablemente superior al de 2016, 422,20 euros el kilo frente a 343,27.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos