El comedor escolar de Ribadesella, pendiente de la disponibilidad presupuestaria

La Consejería de Educación insta al Ayuntamiento a prestar el servicio, que ya rechazó la opción porque «el precio se disparaba»

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El Principado de Asturias habilitará un servicio de comedor escolar en el colegio público de Ribadesella cuando la disponibilidad económica lo permita. Así lo dijo el consejero de Educación, Genaro Alonso, en la Junta General del Principado dando respuesta a una pregunta del grupo parlamentario Ciudadanos. El consejero desveló que el proyecto de presupuestos de 2018, rechazado por la Cámara incluía una partida económica para acometer una ampliación de este servicio. «No es cuestión de que no queramos ponerlo, sino porque hay razones formales, históricas y presupuestarias que lo justifican, lo cual no significa que no lo pueda tener en el futuro», añadió.

El diputado de Ciudadanos, Armando Fernández Bartolomé, le recordó que el colegio público riosellano carece de este servicio desde el año 1992, «así que han tenido ustedes 27 años, de los cuales han gobernado 24, para volver a ponerlo». El diputado exigió para Ribadesella «equidad» con el resto de municipios que cuentan con este servicio y «racionalidad» con los 140 niños que utilizan el transporte escolar y residen en la zona rural del concejo. «Ribadesella necesita este servicio, aunque esté gobernado por Foro, porque si estuviera gobernado por el partido socialista ya lo hubieran tenido hace tiempo», censuró el diputado de la formación naranja.

En este sentido, el consejero aclaró el servicio no solo es competencia de la Consejería y que el Ayuntamiento de Ribadesella, «como hacen otros municipios», podría asumir la creación de un comedor escolar municipal «con un sistema de gestión por becas o cobrando por el servicio». Genaro Alonso cree que esta es una vía que el Ayuntamiento debería «explorar«. Y apuntó que, en 2017, el grupo municipal socialista pidió la creación de este comedor para apoyar los presupuestos, acuerdo que al final no se materializó. «El Ayuntamiento puede hacerlo, puede asumir el servicio, es muy sencillo, aunque nosotros seguiremos ampliando comedores escolares en centros como este cuando la disponibilidad presupuestaria lo permita, porque es razonable que lo tengan por bien de los alumnos y por la conciliación familiar y laboral», añadió Genaro Alonso.

Igualdad de trato

Desde Ribadesella, la concejala de Educación, María José Bode, ironizó con la «mala suerte» de las familias riosellanas que, «precisamente este año, en el que los presupuestos incluían nuestro comedor, no se aprueban». Según su información, las intenciones de la consejería eran otras, las de mantener la red actual de comedores sin aumentarla. Por ese motivo, el Ayuntamiento de Ribadesella estudió la posibilidad de crear un comedor de pago, «pero el precio se disparaba». Además, teniendo en cuenta que el transporte escolar es compartido por el colegio público y el instituto la situación se complicaba. «El comedor tendría que ser para todos o para ninguno», añadió.

María José Bode exigió del Principado igualdad de trato para las familias riosellanas que reclaman ese servicio, de la misma manera que se presta en otros colegios. «A lo mejor es el momento de sentarse y poner orden en este asunto para que todos los colegios que lo soliciten cuenten con el servicio y todos funcionen de la misma forma», propuso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos