Compras para despedir las fiestas

Varios clientes miran ropa en uno de los puestos. /  NEL ACEBAL
Varios clientes miran ropa en uno de los puestos. / NEL ACEBAL

Mercaliarte cierra en Colunga una edición en la que hubo menos turistas pero más comprador asturiano, según la organización

L. RAMOS COLUNGA.

Mercaliarte comienza a ser una cita de referencia en la Semana Santa asturiana. Es lo que defienden sus organizadores, el colectivo de artesanos de Colunga Alcuentros, con Fernando González al frente. «Estos días estuvieron muy bien. Pese a que todos notamos una menor presencia de turistas en general, en el concejo, la afluencia de personas en el mercado fue incluso mayor que otros años en días como el viernes y el sábado», aseveraba ayer a este diario.

La razón, recalcó, fue «una mayor presencia de compradores que venían de otros concejos de Asturias. La gente comienza a ver en Mercaliarte una opción para pasar el día en familia y tanto los talleres de redes y huevos de pascua como la gymkana y los pintacaras tuvieron gran éxito», señaló González.

Unas palabras que corroboró María Margolles, miembro del colectivo de rederas de Lastres, en cuyo puerto deportivo regentan una tienda de artesanía. Sus joyas y complementos elaborados mediante la técnica de las redes y con motivos marinos llamaron la atención de asturianos y visitantes y fueron muchos los que quisieron llevarse a casa un 'fegadín', un amuleto típicamente llastrín que da suerte a los pescadores. «Es nuestra tercera vez en este mercado y la verdad es que estamos encantadas, nos da visibilidad y a la gente le sorprende mucho lo que traemos», señaló Margolles.

En Mercaliarte también había juguetes artesanales, todo tipo de bisutería, productos en cuero, ropa, queso, embutidos y una amplia selección de dulces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos