Un concejo unido por el deporte

Un concejo unido por el deporte

También fueron galardonados numerosos vecinos que durante el pasado año destacaron por sus logros deportivos

ENRIQUE CARBALLEIRA

La gala del deporte de Piloña volvió a ser ayer la fiesta en la que los practicantes de diferentes disciplinas recibieron el merecido reconocimiento de sus vecinos, familiares y amigos. El público abarrotó los asientos de la sala polivalente de Infiesto que, por primera vez, acogía el acto. Fue un homenaje colectivo a los esforzados jóvenes y veteranos que lo dan todo para mejorar sus marcas.

En la lista de premios destacaron el de valores humanos y el de la trayectoria, que en esta edición recayeron en José Ramón Ramón Cortina ‘Pin Ráfer’ y Constantino Rodríguez, ‘Tino’. A partir de estos dos reconocimientos a una dilatada experiencia vital, la lista se vio ampliada a deportistas de varias disciplinas.

Fue en la entrega de los dos reconocimientos principales cuando se vivieron los más emotivos momentos, con la entrada en escena de dos grandes veteranos, aunque separados por casi cuatro décadas. El primero fue Ramón Cortina, quien no conoce lo que es la jubilación cuando de recorrer la montaña, su montaña asturiana querida, se trata. Este piloñés de 1932 recibía ayer el premio a los valores humanos por su trayectoria como impulsor y responsable del Grupo Vízcares durante décadas.

Ayer se mostró satisfecho ante un galardón que reconoce su labor en el Vízcares y su pasión vital por la montaña. Una trayectoria de la que dijo sentirse «muy orgulloso». Por esa razón ha decidido integrarse de nuevo en la directiva del grupo montañero, a sus 85 años, «ante el riesgo que existía de que quedase a la deriva».

Retirado tras una prolongada labor empresarial al frente de su tienda de textil en Infiesto, ‘Pin Ráfer’ sigue mirando a la montaña y trabajando junto a la nueva directiva. Pretenden que el Vízcares tenga más presencia y que los jóvenes se interesen más por las rutas. Apuestan por mejorar la señalización de los itinerarios de montaña y naturaleza en el concejo, visualizando rutas más sencillas.

Entre los últimos logros del galardonado está el haber coronado el Pico Veleta, de 3.400 metros de altura, hace tan solo unos meses. Otra de sus hazañas es el haber realizado en tres ocasiones el Camino de Santiago y de haber subido al menos setenta veces al pico Vízcares.

Por su parte, Constantino Rodríguez también se mostró ayer muy agradecido por el premio a la trayectoria deportiva. Este futbolista de raza, heredero de una gran afición en el seno familiar, parece no tener prisa por colgar las botas. A lo largo de su carrera logró jugar en Segunda División, en su etapa como jugador de categoría absoluta. Así, vistió los colores de la Deportiva Piloñesa, el Siero, Vetusta, Ponferradina, Leganés, Avilés y Llanes. Más tarde dio inicio a una etapa como jugador de fútbol sala militando en el Rompiente, Infiesto y San Antonio de Cangas de Onis, equipo en el que juega en la actualidad.

«No me gusta perder»

Este veterano deportista de 48 años se mostraba sorprendido por el galardón, ya que no tenía conocimiento de que su candidatura había sido presentada ni de que estaba siendo evaluada por la comisión deportiva. Pese a que se acerca a los cincuenta, sigue teniendo cuerda para saltar a la cancha. Aunque a veces asegura que está dispuesto a dejarlo, «al final no lo hago porque me presta, vivo los partidos al cien por cien y no me gusta perder. Mientras me encuentre bien físicamente, seguiré jugando», asevera. Lleva federado desde que tenía quince años, aunque las plazoletas del barrio de Pialla fueron su campo de entrenamiento desde mucho antes, casi desde que empezó a caminar.

Ayer, Tino tuvo palabras en recuerdo de dos directivos y entrenadores que le echaron una mano en sus comienzos, cuando contaba con solo quince años: Toño Calvo y el presidente de la Deportiva Piloñesa, José Roza. Este último estaba en la sala y el abrazo en el que ambos se fundieron constituyó el colofón perfecto para la gala.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos