Condenan en Cangas a un banco por fijar intereses usureros en sus tarjetas

Deberán devolver todo el dinero cobrado de forma «abusiva» y las primas de un seguro de pagos que los clientes nunca llegaron a contratar

LAURA CASTRO CANGAS DE ONÍS.

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Cangas de Onís ha condenado a la entidad Wizink Bank por aplicar intereses usureros a dos clientes a través de una tarjeta de crédito. La magistrada declaró nulo el contrato y sentenció al banco a abonar a las personas demandantes todo el dinero cobrado de manera abusiva.

En el momento de la firma, ambas partes acordaron un 20,9% TAE. Una cifra «anormalmente alta», según recoge la sentencia, ya que cuando se cerró el contrato, en noviembre de 2001, los intereses de bancos y cajas rondaban entre el 9,5%. Además, la entidad aumentó en casi 10 puntos este cobro en abril de 2012, lo que supone casi el triple que los intereses medios de los préstamos de este tipo. Un incremento «desproporcionado en operaciones de financiación al consumo que no tiene justificación», según se expone en la sentencia.

Asimismo, Wizink Bank ha sido condenado por el cobro de varias primas de un seguro de protección de pagos que los clientes nunca llegaron a solicitar, pues no figuraba en el contrato de la tarjeta de crédito. Por ello, la jueza ha sentenciado a la entidad a devolver el dinero percibido incrementado con los intereses legales y deberán abonar también las costas del proceso judicial.

Desde la Unión de Consumidores de Asturias se muestran satisfechos por la sentencia. «Forma parte de una campaña que estamos realizando para que todas las personas y familias que estén pagando desde hace años los intereses de una tarjeta de crédito y casi nada del capital pendiente sepan que pueden reclamar la devolución de todas las cantidades abonadas», explicó su portavoz Dacio Alonso.

«Muchos más afectados»

Reconoce que son muchas las personas afectadas, especialmente desde el inicio de la crisis económica en el país. «Hay varias familias que tuvieron que acceder a este tipo de créditos para poder pagar alguna mensualidad de su hipoteca», señaló Alonso. Se trata de casos en los que la entidad bancaria fijó intereses considerados usureros ya desde el momento de la firma del contrato o en los que se incrementaron los mismos sin justificación alguna.

Desde la Unión de Consumidores de Asturias animan a denunciar estas situaciones y prestan apoyo a través de su servicio jurídico. «Es el momento de reparar estos abusos que están condicionando la dignidad de muchas familias», concluyó Alonso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos