Un conflicto entre padres y docentes obliga a intervenir a la Policía llanisca

Los progenitores de un grupo de alumnos «problemáticos» acudieron al instituto tras ser expulsados sus hijos durante varios días

L. RAMOS / T. BASTERRA LLANES.

La Policía Local de Llanes tuvo que intervenir en la tarde de ayer para mediar en un conflicto entre los padres de varios alumnos «problemáticos» con algunos docentes del instituto de Llanes. Fuentes del centro explicaban a este diario que estos estudiantes de etnia gitana, y conocidos en la localidad por su comportamiento poco cívico, habían causado diferentes problemas a otros compañeros.

Estas mismas fuentes explicaban que acostumbran a llegar tarde a las aulas y, si son puntuales, optan por «boicotear las clases haciendo cosas como tocar la mesa durante toda la hora como si fuera un tambor, chillar o asomarse a la ventana cuando quieren». Tampoco llevan material escolar, por lo que tienen que ser sus compañeros los que se lo faciliten. Los docentes tienen claro que lo que buscan estos estudiantes «conflictivos», y están consiguiendo, es que les echen de clase para juntarse en los pasillos.

También, indicaron desde el centro, causan problemas a otros compañeros a los que molestan. Y cuando desde el equipo directivo intervienen, lo que reciben son «insultos y amenazas, hasta se ríen de ellos». Ayer el comportamiento de estos adolescentes «conflictivos» fue a más, hasta el punto de que tuvieron que obligar a estos estudiantes a que saliesen de las dependencias educativas.

Los chicos «insultan y amenazan al director», aseguran desde el centro educativo

Los alumnos han sido expulsados hasta el 20 de octubre y su reacción fue acudir a sus familias asegurando que habían sido agredidos. Los progenitores de los estudiantes se presentaron en el exterior del instituto coincidiendo con la salida de todos los alumnos al concluir las clases. Los ánimos de los padres estaban caldeados, por lo que hasta el lugar acudieron dos agentes de la Policía Local de Llanes para mediar en el conflicto tras ser requeridos por el personal docente.

Se decidió que los padres fuesen pasando de uno en uno a hablar con el director y los representantes del profesorado. Éstos les explicaron los problemas que venían causando sus hijos desde el comienzo del curso y las amenazas que habían proferido contra el máximo responsable académico del instituto. También les comunicaron la decisión de expulsar temporalmente a sus hijos hasta el 20 de octubre.

Fuentes acreditadas no descartaban ayer que la reacción de los progenitores sea interponer una denuncia contra los docentes por una supuesta agresión a los alumnos, agresión que estas mismas fuentes aseguraban que no había tenido lugar. En la tarde de ayer en el cuartel de la Guardia Civil de Llanes no constaba que se hubiese presentado ninguna denuncia en este sentido.

Fotos

Vídeos