El consejo regulador reclama más control sobre el «fraude» del Gamonéu

Durante la reunión celebrada ayer en Onís, se invitó a todos los elaboradores del Gamonéu a unirse a la Denominación de Origen. / E. C.
Durante la reunión celebrada ayer en Onís, se invitó a todos los elaboradores del Gamonéu a unirse a la Denominación de Origen. / E. C.

«Va en aumento», asegura la presidenta de este organismo. No existe una campaña específica de control pero el Principado prevé multas «cuantiosas» para los infractores

LAURA CASTRO BENIA.

Tensa. Así fue la reunión celebrada ayer en el Consistorio de Onís entre los productores de queso Gamoneu con y sin Denominación de Origen Protegida (DOP). Los que forman parte del organismo exigen que se tomen medidas al respecto para que no se pueda «engañar al consumidor y deje ya de incumplirse la ley». Una petición a la que se sumó Belén Bulnes, presidenta del consejo regulador, que aseguró que «el producto que más se vende desde ahora hasta septiembre u octubre no pertenece a la DOP y por tanto no puede seguir llamándose Gamoneu».

Bulnes se mostró contundente ante este «fraude que va en aumento» y aseguró que «no es normal que sin un registro de sanidad y sin ningún control» se puedan vender estos quesos porque «perjudica a todos los productores». La reunión celebrada ayer era una «invitación para concienciarse de las ventajas que tiene sumarse a la DOP», aunque la presidenta del consejo regulador aseguró que «lo mínimo que se puede pedir es el cambio de nombre y el registro de sanidad».

Uno de los elaboradores del Gamoneu del Puerto, Enrique Remis, puntualizó que «el mayor problema es que vendan un producto con la misma etiqueta que el mío que pueda ocasionar algún daño al consumidor porque la responsabilidad posterior será nuestra». Su opinión era respaldada por varios queseros que se mostraron visiblemente afectados a la salida de la reunión y que aseguraban que «la situación no va a cambiar porque saben que no les va a pasar nada».

Desde el Principado, no obstante, advierten que la nueva ley agroalimentaria, que esperan presentar ante la Junta General este otoño, contempla sanciones «cuantiosas». Así lo expresó Jesús Casas, director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, quien añadió que las actuaciones de la Administración pueden ir «desde la retirada del producto a multas de varios cientos de miles de euros». También destacó que existen varios sistemas de control para garantizar que el producto «es verdadero Gamonéu», aunque reconoció que «no se está haciendo una campaña específica» porque no tienen la sensación de que sea necesario. Casas rechazó la idea de calificar la situación de fraude e hizo especial hincapié en recordar que formar parte de la Denominación de Origen es «una ventana de oportunidad y de éxito» y animó a los productores a «aprovecharla para hacerse más fuertes». El director general de Desarrollo Rural concluyó que «no se puede obligar a nadie a unirse al consejo regulador, pero si el queso no es de Gamonéu, no se puede vender como tal y la Administración actuará en consecuencia».

Responsabilidad compartida

Casas insistió en la importancia de formar parte de la Denominación de Origen Protegida y recordó que «se trata de una cuestión de tranquilidad colectiva», tanto para el consumidor como para los elaboradores y mencionó que «cada vez se están dando más pasos con otros géneros como las fabas o la sidra».

También aprovechó la reunión de ayer para «hacer una llamada a los comerciantes» y advertir de que «la cadena alimentaria es responsabilidad de todos, desde el productor primario hasta el tendero». Casas explicó que «en el caso de que haya un fraude, todas las partes deberán asumir su culpa».

Temas

Onís

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos