Una conservera se instala en una de las mayores naves del polígono de Guadamía

J. GARCÍA RIBADESELLA.

El Centro de Emprendedores del Oriente de Asturias, ubicado en el polígono industrial de Ribadesella, contará en breve con un nuevo inquilino. Una conservera local, creada por Abel Álvarez en la playa de Vega, alquilará una de las seis naves nido construidas en el parque empresarial de Guadamía. El Ayuntamiento le adjudicó ayer una de las naves de mayor tamaño, con más de cien metros cuadrados de superficie. Para completar la operación falta tan solo que el propietario firme el contrato de alquiler. Esto quiere decir que las 'aventureras' sardinas del Güeyu Mar trasladarán su proceso de elaboración a esta nueva ubicación.

De esta forma, el último proyecto empresarial de Abel Álvarez, ganador en 2017 del concurso de Patentes y Modelos de Utilidad que concede el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI), se queda definitivamente en el concejo de Ribadesella. En el mes de noviembre el emprendedor se alzaba con ese premio por el método de conserva utilizado, en el que se combinan nuevas técnicas de salado y deshidratación con la precocción a la brasa de la sardina. Con un espacio físico en el que continuar su labor, la conservera confirma su continuidad en el concejo.

Dos interesados más

Güeyu Mar se convertirá así en vecina de la única empresa que hasta ahora ha iniciado negocio en el Centro de Emprendedores, la cervecera Cantábrico Craft Beer, impulsada por Gabriel David González. A pesar de que existió otra empresa interesada en instalarse en este espacio, el negocio de limpieza de Eva María García Pintado ha descartado su implantación en el mismo centro por falta de capacidad. Ninguna de las seis naves nido cuenta con un portón de entrada suficientemente grande como para introducir en él la maquinaria necesaria para su empresa.

No obstante, el Ayuntamiento de Ribadesella tiene sobre la mesa en estos momentos otras dos propuestas de nuevos emprendedores interesados en alquilar alguna de las naves. Entre ellos, un vecino de Ribadesella que desea trasladarse a una y un empresario procedente de Francia que, en principio, quiere hacerse con dos. A día de hoy en el Consistorio desconocen las actividades a desarrollar por estos inversores, ya que sus proyectos aún no han sido presentados oficialmente en el registro municipal. Por el momento han mostrado su interés por los trámites a emprender, así como los costes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos