Los constructores de Llanes rechazan el PGO por «no contar» con el sector

Terrenos de La Talá, uno de los «puntos calientes» que el futuro PGO no aclara para Asecoa. /  NEL ACEBAL
Terrenos de La Talá, uno de los «puntos calientes» que el futuro PGO no aclara para Asecoa. / NEL ACEBAL

Asecoa carga contra un documento que «no aborda los puntos calientes» y prevé que el cuatripartito «no lo va a sacar adelante»

GLORIA POMARADA LLANES.

El documento de prioridades del Plan General de Ordenación de Llanes aprobado por el cuatripartito en el último pleno no gusta en el sector de la construcción. La postura de la Asociación de Empresarios de la Construcción del Oriente (Asecoa), presidida por Fernando García Vallado, es firme: se trata de un texto urbanístico «muy restrictivo» en el que «no se tiene en cuenta» a los «motores» económicos del concejo, el turismo y la propia construcción, apuntan.

El resultado, dicen, son 440 páginas en las que «pasan por encima de todos los puntos calientes» del urbanismo local, entre ellos «las grandes urbanizaciones de La Talá y La Raízona». García Vallado apunta a que en los documentos de prioridades de otros concejos sí «se dan con más claridad esas líneas» y lamenta que en el llanisco «no se aclare si se van a hacer urbanizaciones y si se podría edificar en adosados».

El futuro de la segunda vivienda también preocupa en la asociación, que recuerda que Llanes «vive todo el año» de ese tipo de residentes no habituales. Entidades de restauración y comercio como Allares y Llanescor ya han manifestado en los último días esa misma consideración y su defensa va encaminada a buscar ese tipo de cliente.

«Tiene tics obsesivos de una parte muy concreta del Gobierno y de una asociación», afean«Sorprende que PP y Foro no vean más allá. Es una forma de cortar turismo y crecimiento»

En materia arquitectónica, en Asecoa observan con lupa no tanto la volumetría propuesta como la «estética folclórica» que detectan en las líneas esbozadas por el documento de prioridades. «Hay que dejar hacer la arquitectura de hoy, esas son las ordenanzas que hacen las administraciones inteligentes», sostiene Alfonso Toribio, vicepresidente de Asecoa y antiguo decano del Colegio de Arquitectos de Asturias.

Las dudas llegan también a los planteamientos en los tipos de suelo detallados en el texto urbanístico, que apunta a «otro concepto de suelo urbano». Esas «innovaciones conceptuales», explica Toribio, «puede que no sean más que un cambio de nombre, pero hay que estudiarlo». «Es difícil de entender lo que pretenden hacer», indica por su parte García Vallado.

Otra de las incertidumbres que planea en el sector desde que se conociese el documento son los posibles efectos en los precios del suelo. Ya el secretario municipal alertó en su informe sobre la posibilidad de que «con una política tan austera en la creación de suelo» se podrían fomentar «bolsas a precios privativos». El presidente de Asecoa muestra el mismo temor, mientras que Toribio recuerda que «no está tan claro». Alude como ejemplo a la Ley del Suelo de la etapa de José María Aznar al frente del Gobierno. «Liberalizó el suelo y vino la burbuja», indica.

«Consultas irrelevantes»

El malestar por estos primeros postulados del documento urbanístico se acompaña entre los constructores de una decepción política. «Estábamos contentos porque los profesionales -de la UTE Andrés + LL. Masiá y Planz Planeamiento Urbanístico- son muy buenos y esperábamos que les dejasen trabajar tranquilamente, pero por lo que se ve, da la sensación de que no», afea Toribio. La percepción en Asecoa es que el documento adolece de «tics obsesivos de una parte muy concreta del Gobierno y de una asociación». «No sorprende que Vecinos por Llanes apueste por un recorte total en la construcción, pero sí que PP y Foro no vean más allá. Esta es una forma de cortar el crecimiento del turismo y la economía», señala García Vallado.

La participación, uno de los caballos de batalla del cuatripartito, no ha sido tal para los constructores. «Nunca se nos llamó para ninguna reunión», lamenta García Vallado. En planeamientos urbanísticos anteriores, dice, tampoco se tuvo en cuenta al sector «al 100%», pero «sí hubo contactos». «No me parece coherente estar haciendo desde hace tanto tiempo consultas irrelevantes y ahora tener unos tiempos tan constreñidos», dice Toribio. A un año de las elecciones y con cuatro fases de tramitación por delante, los constructores consideran que el PGO no saldrá adelante. «Ellos saben que no lo van a sacar y por eso hacen este brindis al sol», zanjan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos