Control sobre las viviendas de alquiler que no están dadas de alta

LAURA CASTRO LLANES.

Internet se convirtió hace más de diez años en el mejor espacio para anunciar el alquiler veraniego de inmuebles, muchos de ellos sin estar dados de alta en esta actividad. Sin embargo, esta herramienta que parecía un lugar libre de impuestos y responsabilidades se ha venido a menos por el firme control que cada vez más ejerce la Agencia Tributaria.

«No aceptamos ninguna propiedad para alquiler de verano que no esté dada de alta en Turismo. No se trata solo de estar al día con los deberes fiscales, sino de seguridad», explica Marga Gavito de la inmobiliaria La Plaza, en Llanes. «Si a alguno de los inquilinos le sucediera algo en la casa, el propietario no está cubierto por un seguro y podría tener problemas graves más allá de una multa», añade.

Los ayuntamientos locales facilitan los documentos de registro necesarios de cara a la temporada estival, ya que para los alquileres de larga duración no es necesario darlos de alta porque se incluyen en la propia declaración anual de la renta.

Con el objetivo de controlar al máximo los beneficios que obtienen algunos propietarios a espaldas de la Agencia Tributaria, se ha creado una comisión específica con sede en Gijón que solicita toda la documentación pertinente a las inmobiliarias para cotejarlos con la base de datos de Hacienda. También vigilan Internet e incluso ponen a disposición del público documentos de denuncia por si conocen casos de alquiler irregular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos