El «coraje» de mujeres y niñas que luchan por la igualdad

Segunda marcha feminista por las calles de Cabrales, que discurrió entre Poo y Arenas. /  E. C.
Segunda marcha feminista por las calles de Cabrales, que discurrió entre Poo y Arenas. / E. C.

La comarca reivindica una sociedad con los mismos derechos, desde el colegio al trabajo o la maternidad

GLORIA POMARADA RIBADESELLA.

Niñas en las que comienza a despertar la conciencia sobre la igualdad, mujeres de edad con una vida de lucha a sus espaldas en profesiones tradicionalmente masculinas o madres que siguen combatiendo día a día las trabas de la sociedad para lograr la plena integración de sus hijos con discapacidad. La comarca oriental mostró ayer las diferentes caras de un 8 de marzo en el que cada historia se entreteje con un mismo hilo conductor: ser mujer.

Esa identidad es la que ayer defendieron las pequeñas Andra, Sol y María en la segunda marcha feminista de Cabrales, que dio comienzo en el parque de Poo en compañía de las mayores de la residencia y culminó en Arenas con un homenaje a las mujeres y niños víctimas de la violencia machista. «Nos queremos libres, nos queremos vivas, feministas, combativas y rebeldes», expresaron las niñas durante la lectura de un manifiesto en el que lanzaron un aviso sobre las generaciones de mujeres que vienen: «la huelga feminista no se acaba, seguiremos hasta conseguir el mundo que queremos».

En esa lucha llevan ya décadas Victoria, Mari Cruz y Sultan, rostros que hicieron visible en Ribadesella la realidad que acompaña a una quincena de mujeres del concejo, todas ellas madres de hijos con discapacidad. La integración y la igualdad es el «sueño» de estas «madres coraje» que ayer recibieron el premio 'Manos Curtidas' de la tertulia femenina El Garabato. La voz de Mari Cruz verbalizó el agradecimiento hacia la sociedad riosellana por la que «jamás» se han sentido «rechazadas». No obstante, la soledad, en ocasiones autoimpuesta, contaron, se va convirtiendo en una compañera diaria. «No tienes a nadie con quien compartir el día a día de tu hijo porque no es como los demás, así te vas aislando», relató. La de estas «madres coraje» riosellanas ha sido una «lucha tremenda de toda la vida que ha dado sus frutos», desde escuchar de un hijo con parálisis cerebral una lectura en voz alta a la creación del primer aula de integración en el colegio de Ribadesella.

Sin embargo, recordaron, los avances «van a menos» a raíz de la crisis. «Sí hay colegios, pero residencias hay poquísimas y ya no hay ayudas para transporte», enumeraron. A pesar de que la ley de dependencia comenzó como «el mejor proyecto desde la seguridad social, solo funcionó unos meses» y su situación vuelve a ser «traumática». «Lo que nos planteamos es qué va a pasar con esos niños cuando faltemos», recordaron las homenajeadas en un acto en el que otras tres mujeres, entre ellas Menchu Álvarez del Valle, compartieron su experiencia vital y profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos