El corte de la carretera a la altura de Picu Ramonón finalizará este mes

Maquinaria trabajando ayer en la zanja excavada a la altura del Picu Ramonón, en Ribadesella. /  N. ACEBAL
Maquinaria trabajando ayer en la zanja excavada a la altura del Picu Ramonón, en Ribadesella. / N. ACEBAL

El Consistorio riosellano descarta abrir la vía durante los fines de semana, «pues retrasaría aún más los trabajos», explicó Enrique Gancedo

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El cierre de la carretera local RS-2 a la altura de Picu Ramonón, en la villa de Ribadesella, aún no tiene fecha de caducidad, pero todo apunta a que se culminará a lo largo del mes de febrero. Según explicó el concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Ribadesella, Enrique Gancedo, superados los problemas técnicos iniciales, los trabajos marchan «a buen ritmo» y, por lo tanto, «el cierre de la carretera no será tan largo como se preveía al principio, por lo que la vía quedará abierta en el mes de febrero».

Gancedo no concretó los plazos previstos, porque tampoco lo hizo la empresa que ejecuta los trabajos, el Grupo Tragsa. También evitó pronunciarse sobre la necesidad de trabajar a dos turnos, como pidieron los empresarios de la zona, «porque eso es cuestión de la empresa y de quien financia la obra, el Gobierno del Principado de Asturias». Sin embargo, explicó que como piensan «meter tubos de trece metros y de dos en dos, irán tapando cada vez que hayan completado cada tramo de veintiséis». El concejal desconoce el presupuesto exacto de la obra, aunque desveló que la cifra barajada en su día por el Principado hacía referencia a unos 400.000 euros de coste.

Por otro lado, abrir la carretera durante los fines de semana, como pidieron el Partido Popular y los empresarios afectados, está descartado. «Es imposible porque retrasaría la obra mucho más al tener que tapar la zanja todos los viernes para volver a vaciarla los lunes», añadió el concejal. Tampoco se establecerá una doble dirección en la carretera de uso alternativo por Ardines-La Moría, «porque es muy estrecha y se crean muchos follones, así que seguirá de sentido único».

«Algunos vecinos no colaboran, nos quitan las señales y las tiran», critica el concejal

Lo que sí piensa hacer el Ayuntamiento de Ribadesella es mejorar la señalización de las carreteras que se están utilizando como uso alternativo al cierre de la RS-2. «Si las nuevas señales llegan el viernes, como se nos ha confirmado, ese mismo día quedarán colocadas», añadió Gancedo. Se van a colocar en los cruces de la carretera de El Carmen con la N-632, en Rucales, en Sardalla, en la salida de Tezangos y en L'Alisal. No obstante, el concejal censuró la escasa colaboración mostrada por algunos vecinos «que nos quitan las señales o las tiran».

Como responsable que es de la Concejalía de Seguridad y Protección Civil, Enrique Gancedo considera que cualquier emergencia sanitaria que pueda surgir en los pueblos afectados por el corte de Picu Ramonón solo cuenta con una vía de salida, la carretera de San Miguel de Ucio, que es la más utilizada por los vecinos. «No queda otra alternativa, pero es que las obras son así. Nosotros somos los primeros en entender que son un incordio, pero no solo para los hosteleros, sino también para los vecinos» que, debido a este corte de carretera, tienen un gasto extra de gasolina todos los días. Un viaje de ida y vuelta puede suponer entre diez y doce kilómetros de más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos