«Deja dinero, pero hay que trabajar y pasar mucho frío»

Los pescadores, en la ría de Ribadesella, ayer por la noche./ N. A.
Los pescadores, en la ría de Ribadesella, ayer por la noche. / N. A.

Comienza en Ribadesella la campaña de la angula con una nutrida presencia de pescadores. Hoy se subastan las primeras capturas en la cofradía local

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La costera de la angula que arrancaba a las seis de la tarde de ayer lunes 6 de noviembre se promete una campaña de ausencias y presencias en la ría de Ribadesella. La falta más significativa será la del rulero José Manuel Gutiérrez, secretario de la Cofradía de Pescadores Virgen de Guía, aún convaleciente del grave accidente sufrido hace dos semanas. 'Jose el de la Rula' no estará este año para cantar los precios de la esperada primera subasta. En esa labor le sustituirá el segundo de abordo, José Ramón Pintado, más conocido como 'Garuña', aunque este optará por una subasta electrónica. «Será con pantalla y con el mando a distancia que entregaremos a cada uno de los compradores», explicó el rulero auxiliar.

En la puja se hallará la segunda ausencia, la del más antiguo de los compradores, José Bautista Gonzalo, propietario del restaurante Casa Tista que el año pasado abonó 5.500 euros por el primer kilo de la temporada. Este año tiene cerrado el negocio por vacaciones y "solo acudiré para hacer bulto y acompañar a mi cuñado, que si piensa pujar". Por primera vez en la reciente historia angulera riosellana, Pepe Tista se mantendrá callado. Tampoco apretará el botón del mando a distancia, aunque se espera a subasteros suficientes que le sustituyan en esos menesteres.

Al margen de las ausencias, la presencia más destacada en el inicio de la temporada es la de una enorme gabarra que estos días trabaja en el dragado de la ría. Un trabajo previo al recalzado del muelle pesquero, donde ayer se depositaron varias toneladas de enormes rocas con las que se pretende consolidar la estabilidad del muro central. Tal y como recodaba Emilio Peñil, patrón del Mar Azul y angulero profesional, «la última vez que el inicio de la costera coincidió con trabajos de dragado en la ría, hace más de veinte años, tuvimos la mejor campaña de angula que yo recuerde», afirmó esperanzado.

Los profesionales auguran un buen inicio de la temporada gracias al dragado de la ría

Peñil es uno de los pocos profesionales de la mar, con base en el puerto de Ribadesella, que también tiene licencia de angula. Su barco se quedará amarrado a puerto hasta el 28 de febrero de 2018. Los próximos cuatro meses los dedicará a una pesquería que el año pasado dejó más de 605.000 euros en la rula de Ribadesella. Peñil comenzó la temporada en el rompiente de la playa de Santa Marina, aprovechando la turbidez del río Sella en su desembocadura y el cambio meteorológico del último fin de semana, «muy propicio para esta actividad, con mucha mar, viento y agua», explicó.

También participa en esta campaña Iván Gutiérrez Rodrigo. Lo hace desde que era «un crío» y ayer estaba en la desembocadura de la ría riosellana para atrapar las primeras angulas de la temporada. «Es una costera que deja dinero, pero también hay que trabajarla. Pasamos muchas noches con lluvia y frío. No solo es el resultado que se ve luego en la rula».

Desde el mar de los Sargazos

La angula llega a la costa asturiana, después de una larga migración, procedente del mar de los Sargazos. Regresan a los ríos donde crecieron sus ancestros y completan así el círculo vital de su especie. Buscan el agua dulce que bebieron sus antepasados. Unas se adentran por la desembocadura del río Sella pero otras prefieren los estuarios de los ríos Bedón o Espasa. Por ese motivo, los anguleros se reparten las jornadas laborales en sus diferentes playas. «La de Ribadesella siempre fue la mejor, pero en los últimos años, quizás debido por la contaminación, ha bajado mucho», añadió Peñil. En ese puesto de preferencia ha sido sustituida por la playa de San Antolín, en el concejo de Llanes.

La Cofradía de Pescadores de Ribadesella se ha convertido el centro de operaciones de la temporada angulera en la comarca del Oriente. Por su báscula, el año pasado pasaron 1.491 kilogramos de esta especie. Fue la segunda mejor temporada de los últimos veinte años en capturas y la mejor de la historia en facturación con una recaudación de 605.752 euros. A estas cantidades habrá que incorporar las que se consigan en el plan de explotación de la ría de Tinamayor que gestiona la Cofradía de Bustio. Aquí la temporada no comenzará hasta el viernes día 10.

Fotos

Vídeos