Critican la presencia, desde «hace días», de un corzo muerto en el río Guadamía

Los restos del corzo reposan a la orilla del río Guadamía. /  E. C.
Los restos del corzo reposan a la orilla del río Guadamía. / E. C.

«Avisamos varias veces para que lo retirasen, pero sigue ahí y es peligroso, ya que el río desemboca en una playa donde se baña la gente», indica Domingo Goñi Tirapu, de Avall

L. RAMOS LLANES.

A principios de la pasada semana, varios vecinos del concejo de Llanes hallaban un corzo muerto dentro del río Guadamía, entre las localidades de Cuerres y Llames de Pría. Inmediatamente, daban aviso al Centro de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias para que avisara al organismo que tuviese competencias para hacerse cargo de los restos del animal. Sin embargo, los días pasaron y el cadáver seguía en el mismo sitio, según pudieron comprobar numerosos viandantes que realizaban la ruta denominada de Samuel, que discurre muy próxima al cauce fluvial.

«Es una vergüenza, además de muy peligroso, pues no podemos olvidarnos de que unos cuantos metros más abajo el río Guadamía desemboca en la playa del mismo nombre, donde a diario se bañan decenas de personas, muchas de ellas menores. El animal se está descomponiendo, como es lógico, y contaminando las aguas sin que nadie mueva un dedo por impedirlo», criticaba ayer Domingo Goñi Tirapu, de la Asociación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall). El animal, que se encuentra a unos cien metros del puente medieval de Mía, está tendido junto a una de las orillas del río, con lo que «la operación para retirarlo no sería muy compleja. Pensamos en hacerlo nosotros mismos, pero el problema es que no tenemos luego capacidad para encargarnos de los restos. Organismos como el Seprona sí que pueden», aseveró Goñi Tirapu.

Fotos

Vídeos