Uno de cada cuatro vehículos no pasa la ITV en Oriente por gases contaminantes

Dos vehículos parados antes de iniciar la inspección en la estación del polígono de Guadamía. / JUAN LLACA
Dos vehículos parados antes de iniciar la inspección en la estación del polígono de Guadamía. / JUAN LLACA

Se reduce el número de inspecciones realizadas en la estación del polígono de Guadamía, con una tasa de rechazo inicial del 33%

LAURA CASTRO RIBADESELLA.

Más de un 25% de los vehículos que se presentaron a la inspección técnica en la estación del polígono de Guadamía la suspendieron por elevadas emisiones contaminantes. Esto se traduce en que uno de cada cuatro no logró pasar la ITV en el Oriente por superar los niveles permitidos de gases lambda y de CO2. Además, en el caso de los coches diésel se mira el nivel de opacidad. Esta es una de las conclusiones que se extrae de los datos facilitados por la estación riosellana en relación a las inspecciones de este 2017, que fueron un total de 31.175.

Una cifra que se redujo respecto al 2016 en casi un 9%. El encargado de la estación, Javier Otero Somoano, justifica este descenso en que «este punto de la ITV de Oriente sirvió de desahogo al colapso que se produjo con las citas en las estaciones centrales los dos años anteriores». Explica, en este sentido, que la página web de ITVASA -empresa encargada de las inspecciones técnicas de vehículos- «ofrece las citas de manera automática en la estación que dispone de una agenda con menos demora en caso de que no sea la elegida por el usuario en primera instancia».

En ese sentido, Otero Somoano señala que más de un 76% de los conductores solicitó cita previa para la inspección, lo que favorece el correcto funcionamiento de la estación. De hecho, «en la mayoría de los casos, la inspección se realizó en menos de 45 minutos».

Problemas de neumáticos

Respecto a las inspecciones desfavorables, 7.797 vehículos no pasaron la primera inspección, lo que se traduce en una tasa de rechazo del 33%. Entre los defectos graves más frecuentes, junto a la elevada emisión de gases, están los relacionados con los ejes, la suspensión y los neumáticos. Son casos, por ejemplo, en los que el dibujo de la goma no tenga una profundidad superior a 1,6 milímetros. También sucede si los neumáticos no están bien montados, no están homologados y son diferentes en un mismo eje. No pueden faltar tampoco tuercas ni tornillos en las ruedas ni deben presentar golpes y defectos que puedan causar pérdidas de aire.

Los defectos leves, en cambio, se deben en más de un 30% de los casos a fallos en el alumbrado o la señalización. Entre ellos, cuando no funciona alguna luz de carretera, freno y posición. También cuando la iluminación de la matrícula es baja o defectuosa.

Entre los fallos leves más habituales en la inspección técnica de Oriente están también los relacionados con el motor y la transmisión. En este grupo se ubican la pérdida de lubricante a través de la caja de cambios siempre que no llegue a gotear y ligeros defectos en los anclajes de la transmisión, más común en vehículos con tracción trasera, según indican desde la estación riosellana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos