La CUOTA advirtió de que la licencia del Kaype «incurría en fraude de ley»

El exarquitecto municipal de Llanes, a su llegada a los juzgados de Oviedo este lunes /  ÁLEX PIÑA
El exarquitecto municipal de Llanes, a su llegada a los juzgados de Oviedo este lunes / ÁLEX PIÑA

En 2013 los técnicos alertaron sobre la agrupación de parcelas «no homogéneas» donde se construyó la ampliación del hotel

GLORIA POMARADA OVIEDO.

La «complejidad» y «anomalía» del 'caso Kaype' por tratarse Llanes de un concejo sin plan de ordenación urbana en el que se da un «urbanismo del caso a caso» es uno de los pocos puntos en común alcanzados por las partes y la quincena de testigos y peritos que han pasado por el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo a lo largo de las tres sesiones de juicio, repartidas en más de veinte horas de declaraciones. Ayer fue el turno de los peritos judiciales, del Ayuntamiento de Llanes y de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA). Tanto la arquitecta como el técnico jurídico de la Comisión que participaron en la elaboración de los dos expedientes y siete informes sobre la naturaleza del suelo y las licencias del Kaype apuntaron a una «clave» en el caso: la agrupación de las fincas donde se construyó la ampliación con la parcela del hotel original.

«Lo relevante es si es viable la agrupación o no», señaló ante la magistrada la arquitecta de la CUOTA a la cual corresponde el concejo de Llanes. También el jefe de sección de apoyo jurídico de la Comisión apuntó a que «la clave es la consideración de las tres parcelas como suelo urbano consolidado». Ese criterio fue precisamente el que la arquitecta dijo observar en informes del exarquitecto municipal y único acusado, A.R.N., que habría considerado las fincas de la ampliación como «suelo urbano en su conjunto con el Kaype porque va a tener todos los servicios, a mi entender», precisó. Ante la magistrada, la arquitecta explicó que su criterio profesional difiere, ya que ella consideró que las parcelas del nuevo edificio «no tenían los servicios». En el mismo punto coincidió su compañero de la sección jurídica, quien señaló que una de las fincas de la ampliación carecía de servicios y la otra contaba con «colector y acceso rodado». «La licencia se concedió sin prueba fáctica de que ahí concurrían los servicios adecuados en las condiciones adecuadas», afirmó el funcionario, quien apuntó, además, que los informes sobre los servicios «llegaron después de la licencia». Entre esos documentos citó los elaborados por empresas de suministros, como agua y luz, que hicieron concluir a los técnicos que «para hacer un nuevo edificio había que urbanizar 'ex novo'».

Así las cosas, el funcionario de la CUOTA relató cómo en 2013 recogió en un informe que la licencia de agrupación «incurría en fraude de ley». «Solo era suelo urbano consolidado la parcela del hotel, las otras dos no y por eso no se podían agrupar», indicó.

«Solo era suelo urbano consolidado la parcela del hotel», dice el técnico del Principado«La licencia se concedió sin prueba fáctica de los servicios», señala el jefe de la sección jurídica

«Consecuencias urbanísticas»

Por su parte, el arquitecto que elaboró el dictamen pericial para el Ayuntamiento de Llanes negó tanto presiones por parte del Consistorio como una relación más allá de lo profesional con el exarquitecto municipal. Para este arquitecto, el Kaype «es una unidad funcional de hotel y servicios» y «el que se agrupen o no es una cuestión administrativa». Respecto a la naturaleza del suelo, «la ley de costas considera que es suelo urbano», defendió, a pesar de que, a preguntas del fiscal, reconoció que las parcelas de la ampliación del hotel «de forma aislada no serían suelo urbano consolidado».

Por su parte, el perito judicial ratificó las conclusiones de sus informes, en los que señalaba que «la agrupación de parcelas ha producido consecuencias urbanísticas». En este sentido, y como explicó la arquitecta de la CUOTA, el conjunto del Kaype «como agrupación es suelo urbano consolidado y susceptible de licencias». En cuanto a la naturaleza del suelo, el perito judicial declaró que «no se planteó» si las parcelas eran urbano consolidado. «Los informes que yo manejaba decían que era urbano, cada uno lo motivaba de una forma», explicó. Por ello, su labor se centró «donde veía el problema, en la parte de la licencia».

Pendiente de indemnización

Con las declaraciones periciales de ayer, el juicio queda visto para sentencia. El exarquitecto municipal de Llanes se enfrenta así a una pena de cárcel de dos años y medio, diez de inhabilitación para empleo o cargo público y una multa de 13.500 euros, tal y como solicita la Fiscalía.

Por el 'caso Kaype' llegaron a figurar como investigadas otras seis personas, entre ellas la exalcaldesa y hoy diputada socialista Dolores Álvarez Campillo y el entonces edil de Urbanismo y ahora secretario general del PSOE llanisco, José Herrero. Ambas causas fueron sobreseídas por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en 2016, junto con las de tres empleados municipales y un arquitecto privado.

La ampliación del hotel Kaype fue derribada el pasado año y, tras la demolición, la sociedad propietaria presentaba en el Ayuntamiento una solicitud de indemnización de 17,9 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos