Los datos del paro reflejan una mejoría, pero están lejos de los anteriores a la crisis

L. CASTRO LLANES.

La temporada de verano es uno de los períodos del año en el que más se reducen los datos del paro. Los trabajos derivados del tirón turístico favorecen la situación del mercado laboral, especialmente entre los más jóvenes. En el caso del Oriente de Asturias, el número total de parados del mes de julio se ha reducido un 14,26%, respecto a las cifras registradas en el mismo mes del año anterior.

Los municipios que anotan un mayor repunte porcentual este verano son: Cabrales (33,63% menos de parados), Ponga (32,56%) y Peñamellera Baja (31,87%). Les siguen Caravia, con un 23,81% menos de paro que en julio de 2016; Colunga, con un 19,23%; Amieva, con un 18,43% y Ribadesella, con una reducción de los demandantes de empleo del 16,25%.

Asimismo, concejos como Cangas de Onís (7,36%), Parres (9,56%) y Ribadedeva (13,16%) obtuvieron resultados algo más modestos con la temporada estival, si bien, igualmente positivos. Los municipios de Cangas de Onís, Llanes y Ribadesella son los que registran mejores datos de ocupación turística, y estos se traducen de manera directa en una bajada notable del número de parados.

Además, las cifras denotan una leve mejoría en comparación con las del mismo periodo del 2016, con 398 demandantes de empleo menos en toda la comarca.

Unos datos que aún así están lejos de los que se registraban antes del inicio de la crisis. En julio de 2007, el Oriente de Asturias contaba con 1.296 desempleados menos que en el mismo periodo de este 2017. En este sentido, municipios como Caravia han duplicado el número de parados en estos diez años, de 8 a 16. Otros, como Llanes han pasado de los 260 demandantes de empleo en 2007, a los 630 que se registran actualmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos