Denunciado un alumno del IES de Llanes tras ir a casa del director y amenazarle

El instituto de Llanes, donde han tenido lugar las amenazas de alumnos y padres al director. / E. C.
El instituto de Llanes, donde han tenido lugar las amenazas de alumnos y padres al director. / E. C.

La Policía Local tuvo que acudir el jueves al instituto por los «incidentes» que causaron los padres de varios estudiantes «problemáticos»

TERRY BASTERRA LLANES.

El director del instituto de Llanes ha denunciado por amenazas e insultos a uno de los adolescentes que fueron expulsados del centro el pasado jueves. Lo hizo en la noche de ese mismo día después de que al salir de su casa por la tarde se encontrase a la puerta de su vivienda con el alumno, que le estaba esperando en el exterior de su domicilio para volver a dirigirse a él en términos amenazadores. El docente optó por acudir ya por la noche al cuartel de la Guardia Civil donde interpuso una denuncia contra este adolescente.

En el escrito el director explica que los problemas con este mismo chico comenzaron a las 10.40 de la mañana del jueves cuando el joven quiso abandonar el instituto. Cuando le recriminó su actitud y le instó a regresar a las aulas comenzaron los primeros insultos. Tras el recreo, y en compañía de otros tres amigos, los adolescentes generaron un importante alboroto en el centro, lo que motivó la decisión del director de expulsarlos.

Los alumnos se fueron a su casa asegurando que el docente les había agredido, lo que motivó que los padres de estos chicos de etnia gitana se dirigiesen al instituto, también con actitud amenazante. Esto hizo que los profesores requiriesen la presencia de la Policía Local con el fin de evitar que la situación fuese a más.

El Ayuntamiento y CCOO trasladan su apoyo total a los docentes del centro

Fuentes del centro explicaron que este grupo de alumnos es «conflictivo». Hay muchos días que no acuden a las aulas y, cuando lo hacen y no llegan tarde, optan por «boicotear las clases haciendo cosas como tocar la mesa durante toda la hora como si fuera un tambor, chillar o asomarse a la ventana cuando quieren». Tampoco llevan material escolar, por lo que tienen que ser sus compañeros los que se lo faciliten. Los docentes tienen claro que lo que buscan estos estudiantes «conflictivos», y están consiguiendo, es que les echen de clase para juntarse en los pasillos.

El equipo directivo del instituto de Llanes cuenta con el apoyo total parte del Ayuntamiento y de Comisiones Obreras. Así lo transmitieron ayer representantes de ambas entidades en referencia a los hechos ocurridos este jueves entre docentes, estos alumnos y sus padres. La decisión de expulsarlos hasta el 20 de octubre la tomó la dirección tras las reiteradas faltas de respeto de este grupo de estudiantes de etnia gitana a sus profesores y al director, así como las molestias causadas a otros compañeros.

El instituto ha dado ya traslado a la Consejería de Educación de lo sucedido y ayer tanto el Consistorio llanisco como Comisiones Obreras hacían público su apoyo a la directiva y los profesores que sufrieron las amenazas por parte de este grupo de alumnos conflictivos y sus padres. «No toleraremos ni toleramos ningún tipo de actitud agresiva», manifestaba ayer la edil de Educación llanisca, Marisa Elviro, quien condenó los hechos y reiteró la disposición del Ayuntamiento de «poner todos los medios que estén en nuestra mano» para garantizar la normalidad en el centro educativo y su entorno, algo que ya hizo la Administración local enviando a dos policías el jueves cuando fueron requeridos por los profesores.

La edil indicó también que los Servicios Sociales del Consistorio son conocedores de lo sucedido con estos menores y sus familias.

Actitud reiterada

Desde Comisiones Obreras su secretario de Organización de la Federación de Enseñanza, Borja Llorente, indicaba ayer que estos adolescentes ya habían actuado de similar manera el pasado curso con el fin de ser expulsados del centro, ya que de esta manera su ausencia no cuenta como falta de asistencia a las clases, de forma que evitan la intervención de los Servicios Sociales al no alcanzar el número de ausencias estipulado para que actúe la Administración.

Llorente lamentó que la consejería no haya «cubierto todas las plazas necesarias en el instituto» llanisco, por lo que el centro carece en la actualidad de «algunos perfiles específicos del Departamento de Orientación vinculados a la atención a la diversidad que trabajan con este tipo de alumnado». De contar con estos profesionales «este tipo de hechos, que son puntuales, ocurrirían aún menos».

El representante de Comisiones Obreras, con plaza de docente en el IES de Llanes, recalcó que en el instituto «por lo general la convivencia es buena y lo ocurrido el jueves es algo anecdótico». Destacó la labor de los profesores del centro «que dedican más horas de las que tienen fijadas para dar una buena educación a los alumnos». Y aseguró que «ni en este ni en ningún centro de Asturias se agrede a los estudiantes», como alegaban algunos de los chicos expulsados y sus padres. En este sentido reiteró el «rechazo» de CCOO a «las amenazas que han recibido algunos compañeros profesores» por parte de los alumnos expulsados y sus familias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos