«El desahucio de la familia de Viboli es por revanchismo», critica Foro Ponga

«Es un matrimonio joven dedicado a la ganadería, con una hija menor, que ha pagado la renta y al que se coloca en una situación extrema», señala Menchu Sánchez

L. RAMOS BELEÑO.

«Odio a Foro y revanchismo político». Estas son las razones que subyacen, según aseveraba ayer la forista Menchu Sánchez, tras el desahucio de la familia que reside en las antiguas escuelas de la localidad pongueta de Viboli promovido por el actual gobierno local. La presidenta de Foro Ponga y concejala en el Ayuntamiento quiso manifestar, a través de un comunicado, su apoyo a los inquilinos del inmueble. «Con este desahucio estamos asistiendo a un nuevo capítulo de la alcaldesa de Ponga, la socialista Marta Alonso, en su papel de acosadora política a los que no son sus palmeros», aseveró.

A su parecer, la razón para rescindir el contrato que permitía a la familia afectada residir en las antiguas escuelas desde hace seis años es el parentesco que une al padre, Lorenzo María Collado, con el edil forista Ángel Collado. Esto, afeó Sánchez, «le convierte en persona 'non grata' para un concejo que ahora piensa Marta Alonso que le pertenece».

La dirigente local continuó recalcando que «los inquilinos han pagado religiosamente la renta , unos recursos que ahora la alcaldesa desprecia. Debe de ser que las arcas municipales ya están saneadas», ironizó. Criticó también que el gobierno local «obvia intencionadamente que, gracias a los seis años de alquiler, el inmueble ha mejorado notablemente su estado de conservación».

En su escrito, la portavoz de Foro Ponga rechazó las acusaciones de que el contrato de arrendamiento fuese adjudicado «por amiguismo» y aprovechó para «acusar directamente a Marta Alonso de propiciar un desahucio por revanchismo, puesto que la única razón del mismo es el odio a la palabra 'Foro'», aseguró.

Sindicatura de Cuentas

Menchu Sánchez también señaló que, pese a que la regidora socialista se apoye en los informes de la Sindicatura de Cuentas, «lo dicho por este órgano no es palabra de Dios, como así lo demuestran las últimas sentencias judiciales. Sin menospreciar a esta entidad, es necesario no olvidar otros conceptos vigentes, afortunadamente, en nuestra democracia como es el de emergencia social». En este sentido, recordó que las personas a las que el Ayuntamiento de Ponga ha decidido no renovar el contrato de arrendamiento son «un matrimonio joven dedicado a la ganadería, con una hija menor, que ha pagado religiosamente su renta y al que con este desahucio se coloca en una situación extrema».

Por todo ello, Sánchez instó a la regidora a «reconsiderar su actitud y mostrar un mínimo de sensibilidad y solidaridad social respecto a la situación crítica que sufre esta familia. De nada sirven los servicios sociales 'socialistas' si al final Marta Alonso perjudica a los más débiles», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos