El descubrimiento de la cueva de Tito Bustillo centrará el certamen de pintura riosellano

El concurso pictórico que organizan cada año los Amigos de Ribadesella también se dedicará al medio siglo del barrio del Cobayu

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

Ribadesella conmemora este año dos aniversarios destacados. Por un lado, el primer cincuentenario del descubrimiento de las pinturas rupestres de Tito Bustillo a través del Pozu'l Ramu, ubicado en el macizo de Ardines, y por otro las bodas de oro del popular barrio del Cobayu. Aprovechando ambas efemérides, la Asociación Cultural Amigos de Ribadesella (ACAR) ha decidido dedicar su certamen anual de pintura en la calle a las dos celebraciones. Estas coincidirán, además, con los veintiún años del Premio Darío de Regoyos, nombre con el que también se conoce al certamen artístico.

Según explicó Juan Muñoz, miembro de la junta directiva de ACAR, la intención del colectivo pasa por «canalizar» las actividades que se organicen a lo largo del año hacia esos eventos. De este modo, el popular barrio riosellano y el entorno del macizo de Ardines serán los «escenarios elegidos» para el concurso de pintura de la entidad. Muñoz confía en que para esas fechas hayan concluido las obras de urbanización previstas por el Ayuntamiento de Ribadesella en la avenida de Tito Bustillo, «aunque desde el Prau de San Juan hay encuadres preciosos tanto hacia el Cobayu como hacia el macizo», explicó.

Además, en su programación anual, la asociación prestará especial atención al descubrimiento arqueológico protagonizado por los miembros del grupo de montaña Torreblanca en abril de 1968. Por ejemplo, algunas de sus conferencias estarán centradas en Tito Bustillo. Tampoco se descarta que el Premio Farín 2018 vaya a estar vinculado a un hallazgo que cambió el devenir de la historia en el concejo. También la revista 'Plaza Nueva', editada por la asociación, podría dedicar alguno de sus artículos a una cueva que es Patrimonio de la Humanidad.

Muñoz no descarta, aunque tampoco puede confirmar por el momento con total seguridad, que la publicación anual del colectivo esté relacionada con el macizo de Ardines. La asociación mantiene conversaciones con el grupo de científicos de la Universidad de Salamanca que lleva varios años trabajando en diferentes excavaciones tanto en el macizo, como en Cova Rosa o en Tito Bustillo. «Esa podría ser nuestra publicación para el mes de agosto, un grano de arena más hacia un evento con tanta raigambre cultural y turística para el concejo», deseó Muñoz.

Entre tanto, ACAR ha programado para este viernes, a las 19.30 horas en la Casa de Cultura de la villa, la proyección del documental de naturaleza 'Cantábrico: Los dominios del oso pardo', dirigido por Joaquín Gutiérrez Aza. La asociación quiso contar con el cineasta en la proyección, «pero fue imposible porque en estos momentos está rodando en Extremadura». La película estuvo nominada a los Premios Goya dentro de la categoría de cine documental por «recoger imágenes inéditas de nuestro entorno».

Entre esas imágenes rodadas en la zona se encuentra el remonte de los salmones por los diferentes cursos del río Sella, un «rodaje en el que invirtieron cerca de cuatrocientas horas para lograr un par de secuencias que son espectaculares», explicó Juan Muñoz. El miembro de la asociación riosellana también destacó que, en un documental de naturaleza como 'Cantábrico', la única población que aparece es la villa de Ribadesella. «Es una toma aérea de escasos segundos, pero es la única», recalcó Muñoz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos