«Hasta que no haya una desgracia no se tomarán la carretera de Sotres en serio»

Óscar Fernández echa sal en la carretera de Sotres para evitar la formación de nuevas placas /  FOTOS: N. A.
Óscar Fernández echa sal en la carretera de Sotres para evitar la formación de nuevas placas / FOTOS: N. A.

Los vecinos de la localidad cabraliega exigen, además de las viseras, una mejor limpieza de la vía para evitar las peligrosas placas de hielo que se forman

LUCÍA RAMOS CARREÑA.

«Hasta que no haya una desgracia quienes nos gobiernan no se tomarán en serio el peligro que supone ahora mismo esta carretera». Los vecinos de la localidad cabraliega de Sotres ya no saben qué hacer ni a qué puerta llamar para que se escuchen sus reivindicaciones. Tras años de escritos, protestas en los medios de comunicación y contactos con diferentes formaciones políticas, uno de los problemas que más preocupan a este pueblo de montaña, su acceso, sigue sin ser resuelto.

Y es que no solo las viseras antialudes que no llegan son objeto de reclamo, los residentes en Sotres llevan tiempo pidiendo también una mejor limpieza de la vía, sobre todo en invierno. Algo tan sencillo como retirar a diario de la carretera y las cunetas la tierra y las rocas que argayan continuamente podría resolver uno de los mayores quebraderos de cabeza de quienes tienen que coger el coche para entrar o salir de Sotres. «Todo este material tapona las cunetas por donde fluye el agua cuando llueve o se deshace la nieve y de esta forma se sale hacia la calzada, formando placas de hielo muy peligrosas en invierno», advierte Dorita Simón, secretaria del a asociación vecinal de la localidad.

Junto a ella, el pastor Óscar Fernández, tesorero de la entidad, recuerda cómo «hace apenas un par de días tuvieron que bajar varios vecinos a echar sal y picar para disolver una placa de hielo de unos diez metros que tuvo cortado el acceso. Yo bajé a primera hora con muchísimo cuidado por la cuneta y aún así se me fue el coche, que es un todo terreno preparado, imagínate si le pasa al autobús que lleva a los críos al colegio», lamentó, preocupado.

Efectivamente, el autobús que se encarga de recoger a los pequeños del pueblo permaneció durante un buen rato parado a las puertas de Sotres en la mañana del viernes, a la espera de que el hielo se disolviera y fuese seguro circular por la carretera. Algo que, asevera Dorita Simón, no es nuevo. «Llevamos al menos diez años con el mismo problema e insistiendo a unos y otros para que la limpieza se haga mejor, pero seguimos esperando», lamentó, y criticó que su asociación lleva «al menos dos años» esperando para reunirse con el equipo de gobierno y tratar, entre otros, este asunto.

Al frente del mismo, el regidor cabraliego, el popular Francisco González, manifiesta su preocupación acerca del estado de la carretera que lleva a Sotres, que ya compartió esta pasada semana con responsables de Carreteras. «Se trata de problemas puntuales a los que hay que dar solución antes de que vayan a más», indica. Al problema de las placas que ya mencionaron los vecinos agrega un añadido. «Los aludes de las pasadas semanas se llevaron por delante las protecciones de la carretera en algunas de las zonas más peligrosas y siguen sin reponerlas», advierte. Algo que combinado con el hielo supone, a su parecer, un peligro que se verá incrementado si cuando llegue la Semana Santa no se ha solucionado. «Es una época en la que llega a la zona mucha gente, el pueblo se llena, y con tanto tráfico, el hielo y la falta de protecciones podemos tener problemas mayores», advierte.

Efectivamente, ya este mismo fin de semana hubo turistas que sufrieron las consecuencias del estado que presenta la carretera tras los últimos temporales. «Además del miedo que pasamos en algunos tramos en los que los pasos que han dejado entre la nieve son sumamente estrechos y no tienen quitamiedos pese a la pronunciada caída que hay, una de las piedras que había sobre la calzada nos pinchó una rueda», lamentaba el palentino Jorge Calvo, quien no obstante alabó «la enorme belleza» de Sotres y su entorno, adonde acudió en compañía de amigos y familiares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos