'Deva' y 'Casanova' vuelven a intentar formar su propia familia en los Picos

Uno de los miembros de la unidad reproductora abandona el nido mientras el otro incuba el huevo. /  FCQ
Uno de los miembros de la unidad reproductora abandona el nido mientras el otro incuba el huevo. / FCQ

En la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos son optimistas, pues «esta vez han elegido un buen sitio para el nido»

LUCÍA RAMOS BENIA.

Segunda oportunidad de 'Deva' y 'Casanova' para hacer historia. La joven pareja de quebrantahuesos, ella reintroducida hace siete años en el Parque Nacional de los Picos de Europa y él llegado por su propia voluntad desde Pirineos, ha vuelto a anidar y ya está incubando, desde hace más veinte días, uno o varios huevos. Así lo anunciaban ayer desde la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos. Se trata de la segunda vez que esta unidad reproductora intenta formar una familia, tras el fracaso del pasado año. Si finalmente en esta ocasión lo consiguen, «estaríamos ante la primera especie extinguida que es recuperada en un parque nacional español», según explicaba ayer a EL COMERCIO el director del proyecto LIFE+ 'Red Quebrantahuesos' 2013-2018, Gerardo Báguena.

El experto señaló que en la pasada intentona, además de la inexperiencia de la pareja, el principal problema lo supuso la ubicación del nido, que estaba demasiado expuesto a las inclemencias meteorológicas. «Era muy mala, lo supimos siempre. Sin embargo, esta vez han escogido un sitio muy bueno en la vertiente asturiana de los Picos y a una altura considerable. Se trata de una oquedad abovedada que los protege de la lluvia y la nieve . De hecho, durante este último temporal hubo varias avalanchas cerca que nos tuvieron muy preocupados, pero la pasada semana pudimos comprobar que tanto la unidad reproductora como el nido se encontraban bien», explicó Báguena.

Por este motivo, aunque el éxito reproductor es bajo en esta especie y «trabajar con organismos vivos obliga a ser siempre cauto y prudente», en el equipo que lleva a cabo el proyecto son optimistas y confían en que 'Deva' y 'Casanova' lo consigan y su polluelo o polluelos nazcan en aproximadamente un mes. «Sería muy bonito que volviese a nacer un quebrantahuesos más de medio siglo después de que la especie se extinguiese en esta zona y justo en el año en que se conmemora el centenario de la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga -hoy Picos de Europa-», apuntó el director de LIFE+.

El proceso que ahora está en marcha es sumamente delicado, pues el huevo o los huevos deberán ser incubados durante aproximadamente 53 días a una temperatura de entre 36,8 y 37,2 grados. «Cualquier perturbación de esa temperatura durante varias horas puede provocar hipotermia o una lesión en el desarrollo vascular del embrión», advirtió Báguena. Esa es la razón por la que el equipo encargado de seguir la evolución de la cría ha de hacerlo a una distancia de un kilómetro mediante una óptica de precisión que ha permitido comprobar cómo 'Deva' y 'Casanova' permanecen echados alternativamente, dándose relevos que permiten el descanso y la alimentación de los dos miembros de la pareja.

Zona de alta calidad

Para Báguena, el hecho de que la pareja de quebrantahuesos haya iniciado el proceso reproductor tiene una doble lectura. «Por un lado demuestra que estamos en una zona de alta calidad ambiental, pues si no una especie que evoluciona libremente no se estacionaría aquí, nadie les está induciendo a ello. Por otro, confirma que las técnicas de cría y manejo que se están llevando a cabo son efectivas», explicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos