Diez años de Bocanegra

Miembros de Bocanegra en el bar de Valles, en Piloña. /  JUAN LLACA
Miembros de Bocanegra en el bar de Valles, en Piloña. / JUAN LLACA

La asociación piloñesa ha programado en esta década 240 conciertos y ha puesto al pequeño pueblo de Valles en el mapa musical

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

La localidad de Valles acogió ayer uno de los cumpleaños más movidos que se recuerdan en Piloña, el del décimo aniversario de la asociación músico cultural Pepe Bocanegra. El colectivo ha logrado, con su esfuerzo continuado, poner a una pequeña localidad rural en el centro del panorama musical asturiano. Estos diez años de citas y actividad han dejado un balance muy positivo, que se traduce en 240 actuaciones musicales. «Estamos muy contentos y satisfechos porque siempre hemos ido a más, no se puede decir que no hayamos crecido ni un solo año», explicaba ayer uno de los impulsores del colectivo, Jorge Álvarez Nava, que junto al resto de entusiastas del Bocanegra trabajó durante toda la jornada para poder disfrutar del gran día de aniversario. Para ello programaron dos actuaciones: The Excitements y Still River.

Han sido muchos los logros y el nivel obtenido en estos diez años pero, ¿qué planteamiento se hace el colectivo de cara al futuro? Álvarez lo tiene claro: «Seguir disfrutando y mantener lo que tenemos», explica. «No nos ponemos metas, estamos en un nivel donde es muy difícil poder crecer por cuestiones de espacio, de capacidad de la sala», detalló, consciente de que es importante disfrutar del momento.

Todos ellos se muestran agradecidos a quienes les apoyan, «en especial al pueblo de Valles y a la familia Camblor, que nos cede el local, porque está claro que sin la ayuda de terceros sería muy difícil salir adelante», reconoció. Destacó, además, «el buen ambiente que tenemos; nos debemos a esa acogida y respaldo que nos dan».

El colectivo comenzó con una despedida, la del artista Pepe Bocanegra, en el año 2004. Aquellos que querían recordarle pusieron en marcha una modesta serie de citas musicales, festivales que se celebraban, inicialmente, en La Cueva.

Posteriormente lograron la posibilidad de que las citas se trasladasen a Valles, a un local situado junto al bar de la localidad. A partir de ese momento se han ido desarrollando continuas iniciativas que, en su momento, también incluyeron la celebración de un festival de cortos cinematográficos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos