Divulgar la «cultura científica» de El Sidrón será el eje de los próximos años

Iván Allende, durante el montaje de la exposición permanente de 'Los 13 del Sidrón'. /  NEL ACEBAL
Iván Allende, durante el montaje de la exposición permanente de 'Los 13 del Sidrón'. / NEL ACEBAL

Un nuevo protocolo entre administraciones, Universidad y CSIC busca la continuidad de las investigaciones y la conservación del entorno

G. POMARADA INFIESTO.

Las actuaciones relativas a la cueva piloñesa de El Sidrón quedarán estipuladas en un nuevo protocolo que aúna a Principado, Ayuntamiento, Universidad de Oviedo y Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Ayer mismo el Consejo de Gobierno del Principado daba luz verde a la firma del documento por parte de cada uno de los cuatro organismos implicados, un paso que supone en la práctica el «inicio» de un proceso «que no suele tardar mucho», indican desde la Consejería de Cultura. El protocolo, con vigencia de cuatro años, será así el marco en el que se desarrollarán cada uno «de los convenios de colaboración específicos para el desarrollo de proyectos concretos». En ellos, recuerdan, «se definirán los planes de trabajo, el presupuesto y las aportaciones de cada entidad».

Con actividad arqueológica desde el año 2000 y un primer acercamiento a la difusión de los hallazgos entre el público a partir de 2014 con la exposición 'Los 13 de El Sidrón', el objetivo pasa ahora por potenciar la divulgación de la «cultura científica», de modo que se transmitan los «conocimientos y resultados de las investigaciones» del paleolítico en general y de la cueva piloñesa en particular, tal y como recoge el borrador del convenio marco de colaboración. Entre las actividades concretas propuestas en ese documento figuran cursos de extensión universitaria y eventos científicos como congresos, mesas redondas o conferencias que «contribuyan a intercambiar resultados y a desarrollar el conocimiento científico».

Asimismo, la apuesta va encaminada a dar continuidad a la investigación en campos como «la Arqueología, la Paleoantropología, la Genética y la Geología». Otra de las claves que persiguen los cuatro entes es la conservación de la cueva y su entorno, «dando prioridad a lo 'hallado' frente al yacimiento propiamente dicho, como garantía de su protección», recoge el mismo borrador. El Sidrón está considerado tanto Bien de Interés Cultural (BIC) como Reserva Natural Parcial.

A nivel local, el turismo y el ocio vinculados a la cueva continuarán siendo claves, si bien se suma ahora el punto de vista científico a las actividades. Así, deberán contar con el asesoramiento de los investigadores de la Universidad de Oviedo y del CSIC con el fin de lograr el «necesario fundamento y calidad desde el punto de vista científico». La parte turística contará, recuerda el alcalde piloñés Iván Allende, con el «apoyo del Plan Estratégico de Comercio y Turismo».

La cueva donde fueron hallados restos de trece neandertales, destaca el regidor, «es uno de los buques insignia del municipio». «Después del éxito de la exposición esto refuerza la idea de divulgar e ir más allá en el aspecto científico», una vieja reivindicación del concejo.

El objetivo del equipo de gobierno pasa así por «seguir sumando y que Piloña sea conocida en el mundo por la cueva de El Sidrón».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos