Los ecologistas recurrirán el protocolo del lobo del Parque de Picos de Europa

Critican que el plan parte de un pronóstico erróneo y critican que, tras el cupo anual fijado se esconde «una actividad cinegética que incumple la normativa europea»

L. RAMOS CANGAS DE ONÍS.

El plan regulador del lobo ibérico diseñado para el Parque Nacional de los Picos de Europa «no se ajusta a derecho, está plagado de afirmaciones sin acreditar, de falsedades y de argumentos que en nada se ajustan a los conocimientos técnicos y científicos vigentes en la actualidad». Es lo que defienden desde Ecologistas en Acción, quienes reclaman la retirada del mismo y advierten de que, si finalmente se aprueba, iniciarán acciones judiciales para su «inmediata paralización».

Los conservacionistas consideran que el protocolo «parte de un diagnóstico erróneo, ya que afirma que el estado de conservación del lobo en España es favorable y que está en expansión, así como que en el Parque su población ha ido creciendo y que paralelamente han aparecido daños a la ganadería». En este sentido, indican que «los problemas de rentabilidad de la ganadera extensiva no tienen nada que ver con el lobo y sí mucho con la Política Agraria Comunitaria, el precio de sus productos y las trabas impuestas por las administraciones». Recalcan, ademas, que «aquellas explotaciones que implementan medidas de protección sufren menos ataques y son las que mejor toleran la coexistencia con la fauna silvestre».

Sin embargo, lamentan, en vez de apostar por estas medidas, desde las administraciones autonómicas que gestionan el espacio protegido «han preferido elaborar un protocolo para matar lobos, pese a que con ello no solo no solucionan el problema, sino que lo agravan». Un plan que fija un cupo anual, lo que para los ecologistas esconde «una actividad cinegética ordinaria» y, por tanto, «contradice la normativa europea que exige que, de realizarse alguna gestión sobre la especie, esta deberá ser pública, excepcional y justificada». Requisitos que hasta la fecha no se han cumplido, aseveran.

Los conservacionistas rechazan la influencia del lobo en la desaparición de ciertas especies de mariposas y el incremento de los fuegos, pues consideran que tras las mismas está la mano del hombre.

Finalmente, recalcan que «resulta inadmisible que en un Parque Nacional, un espacio natural que ostenta el máximo nivel de protección legal, se pretenda permitir mediante este protocolo la extracción de camadas, es decir, matar crías de lobos en el cubil, y el control poblacional de lobos mediante arma de fuego, con lo que se pueden eliminar cada año hasta el 20 % de la población» de esta especie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos