«Educación hizo el proyecto de forma que no pudiese obtener la licencia»

Padres y alumnos del instituto Rey Pelayo a la salida de las clases, en Cangas de Onís. / NEL ACEBAL
Padres y alumnos del instituto Rey Pelayo a la salida de las clases, en Cangas de Onís. / NEL ACEBAL

El alcalde de Cangas asevera que la actuación del Principado responde a «una estrategia política» que busca «culpar al Consistorio ante la falta de dinero para las obras»

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

«Una estrategia política para culpar al Ayuntamiento de Cangas de Onís de que no avance el proyecto para levantar el nuevo edificio del instituto Rey Pelayo». Así definía ayer el regidor cangués, el popular José Manuel González Castro, la forma de actuar de la Consejería de Educación del Principado respecto al citado proyecto para dotar al centro educativo de un nuevo espacio. En opinión del equipo de gobierno municipal, el Ejecutivo regional «no tiene la consignación presupuestaria necesaria para iniciar los trabajos y, por ello, elaboró un proyecto de forma que no cumpliese los requisitos necesarios para obtener la pertinente licencia de obras y así echar la culpa de todo al Consistorio».

Efectivamente, los 1,3 millones reservados para la actuación del Rey Pelayo por el Gobierno asturiano en su proyecto presupuestario para 2018 quedaron, junto a otras muchas partidas, en el aire al no salir estos adelante en la Junta General. No obstante, el pasado miércoles, a la salida del consejo escolar extraordinario celebrado en el instituto, el titular de Educación, Genaro Alonso, apuntaba a la posibilidad de incluir dichos trabajos en la partida de créditos extraordinarios.

Algo que no convence en el Ayuntamiento de Cangas de Onís, donde insisten en que en el Principado ya eran conocedores de que el proyecto que habían elaborado no respetaba varios artículos del Plan General de Ordenación Urbana (PGO) del municipio, así como de que tenía otras carencias que imposibilitarían la concesión de la licencia.

«La consejería no abonó las tasas necesarias para tramitar el permiso de obras»

En este sentido, un informe elaborado por los servicios jurídicos del Consistorio al que tuvo acceso este diario apunta a que «no se debe tramitar la licencia» debido, entre otras cosas, a que el departamento de Educación y Cultura del Principado no ha abonado «hasta la fecha» ni la Tasa por Otorgamiento de Licencias Urbanísticas, que ascendería a 45.729,07 euros, ni el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), por un valor de 121.944,19 euros. De hecho, en un primer momento el departamento que dirige Genaro Alonso instó al Consistorio a eximirle de dichas tasas, pero desde el servicio de recaudación municipal indicaron que la legislación vigente no contemplaba tal exención.

Ambas cantidades, advirtieron por tanto desde el servicio a la consejería el pasado junio, «deben ser abonadas a las arcas municipales con carácter previo a la tramitación de la licencia». Algo a lo que desde el Principado respondieron en julio señalando que la obra no había sido licitada todavía y que, una vez firmado el contrato, sería el adjudicatario quien se hiciera cargo de abonar tales liquidaciones. Paso que, insistían ayer desde el Consistorio, «aún no ha sucedido».

Falta documentación

En el informe jurídico también se hace referencia al documento emitido por la oficina técnica municipal en julio, donde además de indicar cuáles son los artículos del PGO que incumple el proyecto de la consejería, se advierte que falta documentación. Así, la aparejadora señalaba en su día cómo «en la memoria del proyecto no se hace mención a la demolición de la edificación existente, a pesar de la importancia del mismo». Apunta, asimismo, que, si bien se habla de cómo la rehabilitación parcial de dos de los edificios existentes comprende «la apertura de huecos en las fachadas, no se describe en ningún momento el tipo de material a utilizar, con lo que no es posible examinar si las obras a realizar se ajustan o no al Plan General, en cuanto a las condiciones estéticas de las edificaciones».

Pese a todo esto, desde el Consistorio seguían ayer insistiendo en que su propuesta es «empezar a trabajar desde ya en el nuevo proyecto, teniendo en cuenta que el PGO no permite hacerlo en el frente de la finca y que la ubicación del río cuenta con el visto bueno de Confederación». Respecto a la posibilidad planteada el jueves por Ana Llano, miembro de la AMPA del Rey Pelayo, de recurrir al mismo equipo redactor para que modifique en parte el proyecto existente, en vez de iniciar toda la licitación desde cero, el regidor instaba ayer a «no dejar escapar esa posibilidad, si la legislación lo permite, pues queremos tener el mejor edificio y cuanto antes para que los chavales salgan de los barracones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos