Un entorno de protección de 58 hectáreas para San Antolín de Bedón

El Principado establecerá un entorno de protección de 58 hectáreas para San Antolín de Bedón. / N. ACEBAL
El Principado establecerá un entorno de protección de 58 hectáreas para San Antolín de Bedón. / N. ACEBAL

El Principado indica que las actuaciones que se realicen en este espacio no podrán alterar su carácter arquitectónico y paisajistico, ni perturbar su contemplación

TERRY BASTERRA LLANES.

El Principado establecerá un entorno de protección de 58,8 hectáreas para la iglesia y el monasterio de San Antolín de Bedón. La medida, acordada en el Pleno del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, debe pasar ahora una extensa tramitación administrativa, pero desde la Consejería de Cultura ya se avanzan algunas de las acciones que va a implicar. Una de ellas es que las intervenciones y usos que se realicen en este espacio «no pueden alterar el carácter arquitectónico y paisajístico del área, perturbar la contemplación del bien o atentar contra la integridad física del mismo». Además estará específicamente prohibido «cualquier movimiento de tierras que conlleve una alteración grave de la geomorfología y la topografía del territorio y cualquier vertido de basura, escombros o desechos».

El Principado también indica que cualquier actuación que se realice dentro de este entorno de protección, que busca establecer un ámbito de salvaguarda en torno a este monumento, «debe contar con la autorización previa de la Consejería de Cultura».

Se da la circunstancia de que pese a que la iglesia de San Antolín de Bedón fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1931, y en 1985 pasó a tener la catalogación de Bien de Interés Cultural, lo que la confería la máxima protección a nivel patrimonial, «carecía de un entorno de protección formalmente establecido». Para poner fin a esta situación se ha decidido desde el Principado iniciar el proceso para dotar al templo de esta seguridad salvaguardando que ninguna de las actuaciones que se lleven a cabo en el futuro altere sus características.

En las últimas dos décadas se han llevado a cabo dos actuaciones para mejorar la iglesia. Entre 1998 y 2000 el Ministerio de Cultura reparó las cubiertas, las fachadas, los elementos de carpintería y limpió el entorno. Aquellas obras tuvieron un coste de 179.612 euros. Unos años más tarde, en 2006, la Consejería de Cultura acometió diversas actuaciones en el inmueble, entre las que se incluyeron el retejado, la reparación de las carpinterías de las puertas o la limpieza parcial de los elementos pétreos de las fachadas. El coste de esta última mejora ascendió a 64.226 euros.

El proceso iniciado esta semana para otorgar un entorno de protección de 58,8 hectáreas a San Antolín de Bedón incluye la petición de informes a instituciones como la Universidad de Oviedo, el Ridea, la Real Academia de la Historia o la CUOTA. Incluirá un periodo de información pública y de alegaciones y también se dará audiencia al Ayuntamiento de Llanes para que se pronuncie y realice las aportaciones que estime oportunas. En cuanto al entorno de protección en sí, este estará delimitado «al norte por el río Bedón, al sur por el Camino de Santiago, al oeste por la carretera nacional y al este por una masa arbórea que supone una pantalla visual clara desde el monumento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos