Un «error» impide la contratación en El Rinconín, dice el Ayuntamiento

G. P. LLANES.

La ausencia de un profesional de animación sociocultural en el centro social El Rinconín de Llanes se debe a un «error de transcripción de la orden del concejal en los pliegos», en los que «se refleja una cuantía económica errónea». Así lo defiende el Ayuntamiento tras las críticas vertidas en los últimos días por el PSOE, que acusa al cuatripartito de carecer «desde hace al menos cuatro meses» de personal municipal encargado de la instalación, por lo que, sostienen, «han sido las propias usuarias quienes se han tenido que hacer cargo de la apertura y cierre con la responsabilidad que eso supone».

La explicación del cuatripartito es que «al finalizar el último contrato se iba a proceder a una nueva contratación en la bolsa de empleo, pero el secretario municipal indica que cree más oportuno que la contratación se haga por medio de un contrato menor con un año de duración». Atendiendo a la recomendación, señalan haber dado inicio al procedimiento, afectado por el «error en la transcripción». Se da la circunstancia que los trámites para la contratación se efectuaron aprovechando la presencia del interventor sustituto -el titular se encuentra de baja médica desde finales del pasado año- y la «incidencia» coincidió «con el último día de trabajo del interventor que prestaba servicio de forma puntual». «Actualmente este expediente continúa en trámite», sostiene el Gobierno municipal.

Rechaza, además, que el centro social presente desperfectos, pues «las humedades están arregladas y tan solo queda proceder al pintado de las mismas, y la televisión funciona perfectamente». Las llaves, continúan, «están a disposición de los usuarios, por petición propia, si bien deben hacerse responsables de abrir y cerrar las instalaciones».

El Consistorio apunta, además, a que «al comenzar el proceso de contratación de El Rinconín» se encontró «con que no existían expedientes de contratación, y sin embargo sí constaban facturas mensuales a la misma persona desde el año 2012».

«Existe documentación al respecto de las facturas pagadas por el anterior gobierno del PSOE, sin tener contrato al respecto. Una vez que tuvimos constancia de dicha irregularidad, este equipo de gobierno comenzó a cubrir la plaza a través de la bolsa de empleo de casas de cultura, como animador sociocultural», defienden.

En todo caso, afirman que el centro social «no permanece cerrado» y lamentan que «el PSOE se encargue ahora de hacer crítica política, sin haberse siquiera interesado por la situación de contratación de El Rinconín». «Tan solo es una labor de desprestigio muy en la línea de la postura política que utilizan habitualmente», dicen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos