Un espectáculo natural de temporada

La Santa Cueva se ve este miércoles sin la conocida cascada.
La Santa Cueva se ve este miércoles sin la conocida cascada. / Nel Acebal

En verano, el chorrón de Covadonga solo surge cuando caen trombas de agua, como sucedió el miércoles de la pasada semana

Terry Basterra
TERRY BASTERRALlanes

Las personas que se acerquen este viernes al Santuario de Covadonga para asistir a las celebraciones del día de la Santina no disfrutarán de uno de los muchos atractivos del este enclave: el chorrón.

Solo aparece cuando llueve con fuerza, por eso durante los meses de verano y también en los últimos otoños, en los que esta estación ha venido especialmente seca, es puntual su presencia y solo surge cuando caen trombas de agua como sucedió el miércoles de la pasada semana.

El chorrón es una cascada del río Mestas procedente de la vega de Orandi, cuyo cauce resurge bajo los pies de la Cueva de Covadonga. Es frecuente que surja en invierno y los meses de primavera, cuando a las frecuentes lluvias se suma el deshielo. Este espectáculo natural desemboca en el pozón de Covadonga, lugar en el que los numerosos peregrinos que acuden al Santuario realizan una ofrenda en forma de monedas a la Santina. Son recogidas cada cinco o seis años. Para ello hay que vaciar este estanque, otra imagen insólita que es difícil de ver en Covadonga.

Más información

Fotos

Vídeos