Las estaciones de esquí y la previsión del tiempo restan turistas al Oriente

Turistas paseando este Jueves Santo por las inmediaciones la playa de Gulpiyuri, en Llanes /  NEL ACEBAL
Turistas paseando este Jueves Santo por las inmediaciones la playa de Gulpiyuri, en Llanes / NEL ACEBAL

El sector apunta a una ocupación inferior a la pasada Semana Santa, mientras que el turismo activo se resiente por el caudal del Sella

GLORIA POMARADA LLANES.

Ocurrió en el puente de diciembre y se ha vuelto a repetir: el turismo de esquí resta visitantes a la comarca oriental esta Semana Santa. La percepción del sector turístico es que los establecimientos presentan una ocupación de «entre el 70 y el 80%», lejos de las cifras de la pasada temporada. «Hace tres o cuatro años no ocurría, hay gente que cambia el destino y va a las estaciones de esquí en vez de venir a la zona del Oriente», señalaba ayer Javier Garaña, de la Asociación Llanisca de Restaurantes (Allares). «Las estaciones de esquí captan al cliente que no había decidido a dónde ir», respaldó Sabino Martínez, de la Asociación Riosellana de Turismo Rural (Aritur).

El segundo de los motivos que atribuyen a la bajada son las malas previsiones meteorológicas lanzadas en los últimos días. «La gente está asustada porque lo daban muy malo, pero mira que días», apuntó Martínez. Ayer, los cielos despejados y las temperaturas agradables acompañaron tanto en el interior como en la costa durante la primera mitad del día, al igual que ya ocurrió el martes y el miércoles. «Anunciaron nieve a 600 metros y la gente se echa para atrás», lamentó Toño Sánchez, de la Asociación de Empresarios de los Picos de Europa (Incatur). Por ello pidió «más precaución» en las previsiones, ya que «estamos en una época muy variable». «En la zona oriental hay un microclima, es difícil determinar si va a llover», sostenía desde Llanes Javier Garaña. Las previsiones del tiempo «sin rigor», añadió, «hacen mucho daño, más a negocios pequeños como son los del Oriente».

Las reservas, explicaron desde el sector turístico, se traducen en anulaciones ante el temor al mal tiempo. «Estamos notando bastantes cancelaciones en los últimos días», lamentó el presidente de Incatur. Antes de optar por la solución drástica de suspender las reservas, también hay quienes se han encargado de despejar sus dudas directamente con los alojamientos. «Recibimos muchas llamadas para preguntar por el tiempo», explicó Garaña.

«La gente ahora va a las estaciones de esquí, hace tres o cuatro años no pasaba», lamentanLa hostelería de Llanes resiste gracias a los clientes con segunda vivienda en el concejo

En concejos costeros, como Llanes, con mucha segunda residencia, las mejores perspectivas para este puente están en la hostelería. «Sale menos perjudicada por las previsiones, la gente sale igual a los bares y restaurantes», reconoció el presidente de Allares. En el mismo punto coincidía, desde Colunga, José Luis Cueli, de la Asociación Colunguesa de Turismo Rural (Acotur), quien habló de «días muy buenos para la hostelería». «El tiempo puede ayudar más a unos que a otros, si está malo ganan los bares», precisó. Museos como el Muja o Tito Bustillo son una alternativa que sus asociados también suelen recomendar.

Reservas de última hora

Entre aquellos que «menos ganan» se encuentran las empresas de turismo activo, especialmente las que ofrecen el descenso del Sella. Tras las intensas lluvias del pasado fin de semana, el caudal del río continúa en niveles altos. «No se pudieron hacer descensos en canoa por cómo iba el río», explicó Belisario Suárez, portavoz de Hostelería Turismo Parres (Hotupa). Ayer, el Sella se mantenía por encima de los dos metros, según datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Un nivel que «no reúne las condiciones», explicó Alberto García, de Jaire Aventura. «Había un montón de reservas, pero con el río a dos metros no se pudo bajar», lamentó. No obstante, el turismo activo de la comarca dispone de alternativas al producto estrella del descenso en canoa. «La gente que no puede bajar el Sella está haciendo rafting, paintball o raquetas por Picos», señaló García.

Con un día del puente ya agotado, la confianza del sector turístico sigue viva, pues aún pueden llegar reservas de última hora para este fin de semana y los próximos días, de vacaciones escolares, apuntaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos