El Estado rechaza construir el camino para vehículos al arenal llanisco de El Castiellu

Argayu registrado en 2013 en la playa de El Castiellu. /  ACEBAL
Argayu registrado en 2013 en la playa de El Castiellu. / ACEBAL

El Ayuntamiento solicitará ahora una pista peatonal en la zona de caliza de la playa que estará lista, confían, «de cara al próximo verano»

G. POMARADA LLANES.

La playa llanisca de El Castiellu no contará con accesos rodados. El anuncio llegaba de la mano del concejal Javier Ardines, que explicó a los vecinos de Pendueles en el concejo público ayer celebrado que el Gobierno central rechaza acometer la obra por «su elevado coste y escasa viabilidad». El edil de Playas de Llanes indicó a los habitantes de la localidad que el proyecto, con un coste estimado de más de 600.000 euros, «no está entre los intereses prioritarios» del ministerio de Medio Ambiente al tratarse de una zona en la que podrían repetirse nuevos desprendimientos. El revés se produce «tras dos años de espera», recalcó Ardines, que recordó que «antes eran los propios vecinos los que retiraban los desprendimientos y acondicionaban los accesos, pero ahora Demarcación de Costas ya no lo permite». En 2013, un argayu de 4.000 metros cúbicos de piedra, tierra y árboles obstruyó el único camino que bajaba hasta la playa del pueblo y, desde entonces, los vecinos demandan una solución.

La intervención ayer propuesta por el concejal fue la de solicitar al ministerio unos accesos peatonales a El Castiellu en su zona este, de roca caliza y con menor riesgo de argayos. La iniciativa contó con el visto bueno de los vecinos de Pendueles, por lo que el equipo de gobierno local trasladará ahora la petición al Gobierno central. «Esperamos que de cara al próximo verano esté ejecutada», confió Ardines. No obstante, recordó la «complejidad» de los trabajos, ya que «desde donde parte el acceso a la playa hay mucho desnivel». En este sentido, trazó un paralelismo con otra obra similar acometida recientemente, la de la playa del Portillo, donde con un desnivel «un tercio menor» los trabajos se prolongaron durante «un mes».

También en materia de playas, los participantes en el concejo público señalaron al concejal la inseguridad registrada en Buelna, arenal sin servicio de socorrismo donde este mismo verano fallecía ahogado un bañista de 52 año. El suceso coincidió con un día complicado en las playas asturianas, con unas condiciones marítimas que supusieron la colocación de la bandera roja en treinta arenales.

Desde el Ayuntamiento llanisco, el compromiso ayer adquirido por Ardines fue el de «intentar dar más cobertura». No obstante, recordó, el servicio está sujeto a limitaciones económica, ya que de los 200.000 euros del coste total, el Principado costea un 18,9%, una cantidad que considera «ridícula».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos