El exalcalde de Ponga se acoge por segunda semana a su derecho a no declarar

G. P. CANGAS DE ONÍS.

El exalcalde de Ponga, Cándido Vega, se enfrentó ayer a su segunda cita con la justicia en una semana por un supuesto caso de prevaricación y malversación de fondos. El resultado fue idéntico al de la primera citación del pasado martes: el forista se acogió a su derecho a no declarar. El que fuese regidor del municipio pongueto entre 2007 y 2013, cuando fue inhabilitado, no acudió solo a los juzgados de Cangas de Onís, ya que junto a él estaban citados los concejales Víctor Ibáñez y Ángel María Collado como supuestos coautores de los delitos continuados de prevaricación, malversación de fondos públicos y falsedad documental. Los exediles, según señaló el propio Vega, sí declararon ante la jueza de Cangas.

Por su parte, el exalcalde señaló su intención de «esperar al juicio» e insistió en su inocencia. «El alcalde tiene una serie de competencias», recordó. Ya la pasada semana se apoyó en ese punto para explicar la presunta contratación irregular de cinco trabajadores por la que fue denunciado por la Fiscalía. «Esto es una persecución política», afirmó Vega.

El forista fue inhabilitado en 2013 por un delito contra los recursos naturales, prevaricación y desobediencia. Entonces, la Audiencia Provincial le condenó a siete años de inhabilitación especial para empleo o cargo público, un año y seis meses de prisión y al pago de una multa de 2.400 euros. Su sucesora en la alcaldía, Mercedes Traviesa, también ha sido denunciada por la causa ahora investigada por la justicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos