Expectación en Toró durante un simulacro de rescate

L. RAMOS LLANES.

Pasaban unos minutos del mediodía de ayer cuando en Toró se desataba la alarma: un joven que se encontraba practicando snorkel a varios metros de la orilla agitaba sus brazos pidiendo auxilio. Rápidamente, varios bañistas que lo presenciaron requirieron la presencia de una de las socorristas, quien ya se había percatado y corría hacia el agua. Mientras tanto, su compañera daba aviso para poner en marcha el protocolo pertinente y movilizar a una embarcación de salvamento que acudió prácticamente al instante, así como a Policía Local y equipo médico a bordo de una ambulancia. Los primeros llegaron cuando ambas socorristas comenzaban a practicar la reanimación cardiopulmonar al 'accidentado' ante la atenta mirada de decenas de bañistas que respiraron mucho más tranquilos en cuanto fueron conscientes de que se trataba de un simulacro. Poco después se personaban en el lugar los sanitarios, quienes terminaron de estabilizar al 'herido' y procedieron a evacuarlo a un centro de salud. La operación duró menos de diez minutos, algo que alabaron todos los presentes. El ejercicio se repitió en Palombina.

Fotos

Vídeos