Una exposición en memoria de su madre

Charo Braña. / NEL ACEBAL
Charo Braña. / NEL ACEBAL

La riosellana Charo Braña reúne en la Casa de Cultura de la villa las 118 muñecas que pertenecieron a su progenitora

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

La Casa de Cultura de Ribadesella acoge desde ayer una exposición cargada de sentimientos. Se trata de una muestra organizada por María del Rosario Braña en recuerdo de su madre, Consuelo Piñera, fallecida el 17 de septiembre pasado. La exposición recoge las 118 muñecas que su madre coleccionó a lo largo de su vida y algunas de las lámparas artesanales que Charito elabora utilizando los maderos que recoge en la playa de Santa Marina. «En vida siempre tuvo la ilusión de hacer una exposición conjunta y como no pudo ser, la hacemos ahora entre mi hija y yo, pero en su memoria. Es como un convenio que teníamos entre las tres», señaló Charito Braña. De hecho, la exposición se completa con los cuadros de punto de cruz que elaboran ella y su hija Nazaret.

La afición de su madre por las muñecas es tardía. «Como de niña nunca tuvo una muñeca, empezó a coleccionarlas de mayor, así que entre los hijos fuimos poco a poco regalándole aquello que le hacía ilusión en los días señalados», añadió Charito Braña. Por su parte, la pasión por trabajar los troncos que el río Sella deposita en la playa de Ribadesella viene de antaño. Ella los recicla, les da el tratamiento apropiado y en función de la forma que tengan les añade los complementos necesarios para crear originales lámparas de mesa. «La mayor parte de ellas las regalo y el resto las tengo en casa como elementos artesanales», aseguró. Este homenaje póstumo de Charito y Nazaret a su madre y abuela se puede ver en la Casa de Cultura de Ribadesella hasta el 20 de febrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos