Fallece Alberto Celorio, propietario del Hotel Marina de Ribadesella

Luis Alberto Celorio, con su mujer y sus hijos. /
Luis Alberto Celorio, con su mujer y sus hijos.

El empresario formó parte de una gran familia de tradición hotelera, una profesión que vivió desde su mas tierna infancia

JUAN GARCÍA

El conocido empresario de RibadesellaLuis Alberto Celorio Quesada, propietario del hotel Marina, fallecía hoy en su domicilio de la localidad del Oriente asturiano. Celorio, de 52 años de edad, no pudo superar el cáncer que sufrió durante los dos últimos años. Deja una hija y un hijo, Gabriela y Mario, fruto de su matrimonio con Sultan Erden Ustundag. Su cuerpo será recibido mañana sábado, 15 de julio, a las siete de la tarde en la iglesia parroquial de Santa María Magdalena de Ribadesella donde se celebrará el funeral de despedida. Posteriormente será trasladado al Tanatorio Ciudad de Oviedo donde se procederá a su incineración.

            Alberto Celorio ha formado parte de una gran familia de tradición hotelera, una profesión que vivió desde su mas tierna infancia. Su abuelo materno, Luís Quesada Temprana, fue un indiano nacido en Pandu que emigró a Cuba a los 17 años de edad. Con la fortuna conseguida en la isla caribeña regresó a España, pero antes de implantarse en su Ribadesella natal, se pasó por Barcelona. Allí se dedicó a los negocios del vino e inversiones en bolsa y fue en la ciudad Condal donde nacieron sus tres primeras hijas, Enma, Lidu y Pilar. Estas dos últimas fueron las que heredaron su afición por el turismo y la hotelería. 

            De vuelta a Ribadesella, en 1952 adquirió el Hotel Marina, emblemático establecimiento que, ocho años después, heredó Lidu, la madre de Alberto Celorio, para gestionarlo durante mas de medio siglo. Lo hizo en compañía de su marido, Tito Celorio, natural de Caravia, fallecido hace veinte año años. Lidu y Titu tuvieron cuatro hijos: Eugenia, Beatriz, Luis Alberto y Marta. Con los años, Alberto se hizo cargo del Hotel Marina y su hermana mayor inauguró el hotel Jardín de Eugenia, también en esta villa de Ribadesella. Beatriz vive en el Reino Unido, donde regenta un establecimiento turístico. Entre los proyectos familiares destacó una cafetería, La Bohemia, capricho de Tito Celorio que se convirtió en un referente de la modernidad hostelera en la comarca.

Fotos

Vídeos