La falta de anestesistas en Arriondas obliga a posponer cirugías no urgentes

Una ambulancia sale del hospital de Arriondas.
Una ambulancia sale del hospital de Arriondas. / NEL ACEBAL

Los profesionales advierten también de que otros servicios, como el de radiología, «están bajo mínimos» y exigen al Sespa que «cubra las plazas que faltan»

LUCÍA RAMOS ARRIONDAS.

Intervenciones quirúrgicas no urgentes que se posponen, pacientes que, ante la larga espera, deciden irse a la sanidad privada para realizar las pruebas médicas que necesitan y profesionales sanitarios extenuados que ven con impotencia cómo la «mala gestión» repercute en los usuarios. Es lo que se vive, desde hace unas semanas, en el Hospital del Oriente, según explicaban ayer fuentes médicas del propio centro a EL COMERCIO.

«Este verano no tenemos refuerzo en urgencias para afrontar la afluencia de personas ni cubrir las vacaciones de los profesionales», señalaba una de las trabajadoras del Hospital Grande Covián, quien apuntaba a que, al parecer, el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), «no consiguió gente» para ocupar estas vacantes.

A este problema se suma la situación que atraviesan desde hace varios meses algunos de los servicios del centro hospitalario, como son el de Anestesiología y Reanimación y el de Radiología, entre otros. «En el caso de los anestesistas, sucede que el equipo debería estar formado, al menos, por seis profesionales, pero en la actualidad solo hay cuatro plazas cubiertas. Si a esto sumamos las vacaciones, tenemos como resultado una ralentización en la actividad quirúrgica», explicaba otra de las profesionales sanitarias de Arriondas. Aclaró, eso sí, que estos problemas «no afectan en ningún caso a las urgencias, que siempre están cubiertas, pero sí a las cirugías programadas, algunas de las cuales se están teniendo que posponer por este motivo».

«Vendieron la oposición como solución a la falta de personal de las alas, pero seguimos igual»«Muchos pacientes están optando por hacerse las pruebas médicas en la privada»

Los radiólogos tampoco se libran, pues de las cuatro plazas existentes en el Hospital Francisco Grande Covián solo tres están ocupadas, lo que provoca dilación en pruebas como radiografías, ecografías y escáneres, fundamentales para poder diagnosticar a los pacientes. «La situación se agrava en verano, pues con las vacaciones quedan solo dos personas que se tienen que turnar en guardias de 24 horas. Se hace lo que se puede, pues contamos con profesionales comprometidos que intentan dar lo máximo, pero aún así las pruebas tardan y son muchos los pacientes que deciden irse a la sanidad privada para hacer las pruebas médicas que necesitan», lamentan los sanitarios.

Sin noticias de la OPE

Para solucionar este tipo de problemas, desde la Consejería de Sanidad convocaban hace meses una OPE destinada a surtir de especialistas a los hospitales de las alas de Asturias. Sin embargo, critican desde Arriondas, «las plazas de anestesista y radiólogo no se van a cubrir hasta octubre. Nos vendieron la oposición como solución a la falta de personal en las alas, pero seguimos igual, sin gente, o incluso peor, como sucede en el caso de Radiología, donde la persona interesada en el puesto pretende solicitar una excedencia, con lo que nos quedaremos como estamos», criticaban los profesionales sanitarios. Frustrados, recordaron que «todo esto repercute en los pacientes» y exigieron al Sespa «que cubra todas las plazas vacantes» y que «lo haga cuanto antes. No nos podemos permitir seguir así», sentenciaron.

Fotos

Vídeos