La falta de dragado en Bustio y Llanes complica la campaña de xarda

Embarcaciones en la zona dragada del puerto de Llanes, preparadas en la mañana de ayer para el inicio de la campaña de xarda. / JUAN LLACA
Embarcaciones en la zona dragada del puerto de Llanes, preparadas en la mañana de ayer para el inicio de la campaña de xarda. / JUAN LLACA

La temporada arranca hoy entre el malestar de los pescadores por el reparto de la cuota y el estado de unos puertos en los que quedan varados en las descargas

G. POMARADA / L. RAMOS LLANES.

Las expectativas para la campaña de la xarda que hoy se abre en el conjunto de Asturias no son buenas en ninguna de las cuatro cofradías del Oriente. Al malestar generalizado por el recorte de cuota, en Llanes y Bustio la preocupación se ve agravada por el estado de los puertos, pendientes de un dragado que sigue sin llegar a pesar de los compromisos de la administración.

El puerto ribadedense de Bustio, situado en la ría de Tinamayor, es el más afectado por la escasez de calado. Esta deficiencia puede mantener a las embarcaciones en una espera de hasta cuatro horas antes de efectuar las descargas, cuentan los pescadores. Por ello, han optado por completar la campaña en puertos como el de Ribadesella. «Somos siete barcos de importante tonelaje y podemos quedar varados, este año vamos a vender fuera la xarda», explica el patrón mayor, Jesús Peñil. El traslado, recuerda, supone «unos ingresos cero para la cofradía».

La consejería de Infraestructuras adjudicó a finales de enero el dragado del puerto ribadedense y su entrada por cerca de 190.000 euros, con la previsión de que la actuación culmine «antes del verano». Sin embargo, desde la cofradía asumen que las tareas no comenzarán «antes de abril porque son épocas de mar de fondo y dificulta las labores»

Entre los puertos de la zona a los que trasladarán sus capturas no se encuentra Llanes, aquejado también de un problema de dragado en el muelle de descarga. En los últimos meses del pasado año, Infraestructuras acometió el dragado parcial de la zona este del puerto pesquero, pero no el área aledaña a la lonja. En diciembre, la consejería se comprometió con la cofradía de pescadores de Santa Ana a ejecutar una intervención integral de la que dicen no haber tenido más noticia. «Quedó en nada, si se viene a dragar se hace todo o no se hace nada», señala el patrón mayor Ángel Batalla. En la práctica, el escaso calado de la zona de descarga se traduce en una «incomodidad» para los pescadores, que ven como las embarcaciones de mayor tamaño «quedan varadas hasta que sube la marea».

También en Ribadesella apuntan a la problemática del dragado, pendiente «desde hace muchos años», explica el patrón mayor, Manuel Buenaga. «Pertierra -director general de Infraestructuras- dijo que era una prioridad y aquí seguimos esperando». En los últimos meses, lamenta, la draga que efectuó las labores en la orilla del muelle ha permanecido en el puerto riosellano sin actividad. «Marchó hace solo dos semanas por el mal invierno, podría haber aprovechado ya que estaba aquí», indica Buenaga.

Por su parte, en Lastres el temor se encuentra en la falta de espacio. El puerto, cercano a un «buen caladero», recibe embarcaciones de «cántabros, vascos y gallegos», explica el secretario de la cofradía de pescadores de Santa María de Sábada, Pedro Santos. En 2014, recuerda, «hubo días con 64 barcos, la mayor parte de la flota de Asturias». Por ello considera prioritario «que la gente pueda desembarcar en sus puertos para evitar colapsos».

Infraestructuras portuarias a un lado, la indignación de las cofradías de pescadores orientales reside en las cuotas asignadas a la flota asturiana. «Son 1.355 toneladas para 155 barcos en toda Asturias, el año pasado con los mismos fueron más de 2.000 toneladas», explica el llanisco Batalla, en cuya cofradía ocho barcos participan en la campaña de xarda. «Es un recorte que se agrava más porque el año pasado nos dieron 400 toneladas, un plus que desaparece este», lamentan en Lastres, cofradía con quince embarcaciones. Los precios también influyen: «Son los mismos del año pasado, siendo menor la cuota y con los mismos barcos», insisten.

La comparativa con comunidades vecinas aumenta el enfado de los pescadores, pues por tripulante corresponden en Asturias 3.130 kilos de xarda, frente a los 8.400 de Cantabria o los 12.000 de País Vasco, explican. «Lo de Asturias es una miseria», asevera el ribadedense Peñil. En Ribadesella, con nueve embarcaciones, «no tocamos a nada», respalda Buenaga.

Además, debido a las malas condiciones meteorológicas, los pescadores estiman que no podrán salir a faenar hasta mediados de semana. La previsión de las cofradías es que la campaña se prolongue entre una y dos semanas, en función del volumen diario de capturas.

Temas

Llanes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos