La falta de interventor impide a Llanes conocer el remanente del que dispone

Vista de la fachada del Ayuntamiento de Llanes. /  NEL ACEBAL
Vista de la fachada del Ayuntamiento de Llanes. / NEL ACEBAL

G. P. LLANES.

Lejos de las nuevas normativas estatales para destinar el superávit a inversiones, en Llanes los problemas a los que se enfrenta el Ayuntamiento se encuentran en su propio seno. En el Consistorio «entienden» que «hay superávit», pero la falta de interventor, de baja desde diciembre del pasado año, impide efectuar la liquidación de 2017. «Quien tiene que hacer la cuenta de liquidación es el interventor y por ley tiene que ser antes del 31 de marzo», explica la teniente de alcalde y edil de Hacienda del cuatripartito, Marián García de la Llana (Foro). Por ello, y ante la premura de los plazos, la solución que explora el Gobierno local para cubrir la baja es la contratación de un funcionario interino. «Las bases siguen en el secretario, estamos esperando a que las entregue para sacar la plaza», señala De la Llana.

Ya el remanente de 2016, de cerca de 1,4 millones, pudo ser destinados a inversiones y no a amortizar deuda en el último momento. Fue a finales de diciembre, a las puertas de cerrar el ejercicio y coincidiendo con la presencia puntual de un interventor sustituto.

Entre las actuaciones previstas por el cuatripartito con el último remanente conocido figura la recuperación del emblemático edificio de La Tijerina, al que prevén destinar 160.000 euros. El 70% de los ahorros, no obstante, estarán destinados a mejorar caminos de la zona rural del concejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos