Una familia de Ribadesella, protagonista del programa de Chicote

Paci Román y Fernando Barbas, con Chicote. / J. G.
Paci Román y Fernando Barbas, con Chicote. / J. G.

Fernando Barbas y Paci Román, junto a sus dos hijas, tomaron parte en el nuevo espacio conducido por el chef Alberto Chicote

JUAN GARCÍA RIBADESELLA.

El popular cocinero Alberto Chicote regresaba este miércoles a la noche televisiva española presentando un programa dirigido a mejorar los hábitos alimenticios de los escolares españoles. Para sensibilizar a los telespectadores sobre el problema de obesidad presente entre la población infantil, el chef visitó varios comedores escolares y utilizó como ejemplo a dos familias con sobrepeso enmarcadas en la clase media española.

Una de ellas, la familia riosellana Barbas-Román, integrada por Fernando y Paci, de 41 años de edad cada uno, y sus dos hijas, Marta de 10 y Elena de 5. Para los cuatro la experiencia fue muy positiva. «La verdad es que teníamos un poco de miedo, ya que era la primera vez que salíamos en la tele, pero no nos vimos mal, sino tal y como somos, con naturalidad», aseguró la madre de familia.

La invitación para participar en este experimento social la recibieron en noviembre. Una redactora del programa visitó a Paci Román durante una de sus clases de pintura en Arriondas y en ese momento comenzó a fraguarse la aventura televisiva. «Nos pidieron unos vídeos de presentación en familia, los enviamos y nos aceptaron como familia que dábamos el perfil que estaban buscando», explicó.

El rodaje del programa se llevó a cabo en dos fases. La primera en Ribadesella a finales del pasado mes de enero, «durante los días más fríos del invierno en la villa». Para empezar, jornada completa de rodaje en casa, en su domicilio del barrio de La Cuesta, con desayuno, tentempié, comida, merienda y cena. Al día siguiente, exteriores camino del colegio Nuestra Señora del Rosario o de paseo en la playa de Santa Marina.

Para la segunda fase de rodaje se desplazaron a Madrid. Allí conocieron a la segunda familia elegida para formar parte del experimento y en la capital estuvieron cuatro días con los gastos pagados y en contacto directo con Chicote. El cocinero les dejó un grato recuerdo. «No es la alegría de la huerta, pero estuvo bien, educado y dentro de su carácter. Nosotros estábamos disfrutando mucho del momento, pero cuando finalizaba el rodaje se aislaba en lo suyo, aunque al final nos llevó a su restaurante y nos invitó a todos. Allí estuvimos cuatro días de 'papu' y muy bien», añadió Paci Román.

En Madrid también visitaron al nutricionista asesor del programa, aunque al final no recibieron ninguna pauta a seguir para mejorar los hábitos alimenticios. Más o menos conocen lo que deben hacer, la teoría, pero el de la práctica siempre es un camino que se pone cuesta arriba. «Lo que peor llevamos es comer verdura. La desterramos hace tiempo y ahí seguimos», sentenció Paci en la misma emisión. Y tras ver el programa añadió que para cambiar esa rutina «necesitamos un lavado de cerebro mas grande, porque es difícil aplicarlo en el día a día de una familia como la nuestra».

Fotos

Vídeos