La Faustino Sobrino redujo a la mitad sus pérdidas, según el Patronato

«Se está reflotando una empresa que estaba abocada al cierre y que llevaría al paro a unas 50 personas, y todo ello mirando por el bienestar de los residentes»

L. RAMOS LLANES.

«Mantener un futuro estable para la Fundación Faustino Sobrino». Es el objetivo que persigue, desde hace tiempo, el Patronato de la entidad, según manifestaban sus propios componentes mediante un escrito hecho público ayer por la tarde, cuatro días después de la reunión de urgencia celebrada el pasado viernes en el Consistorio llanisco. Desde la llegada del nuevo gerente, a principios de agosto del pasado año, «la cuenta de resultados está cambiando de tendencia, con una importante reducción de las pérdidas». Algo que conlleva que «una empresa que estaba abocada al cierre por descapitalización y que llevaría al paro a unas cincuenta personas, se está reflotando. Y todo ello mirando por el continuo bienestar de los residentes, que es lo que más nos preocupa», recalcaban los patronos.

En este sentido, insistieron en que «los cambios hechos en la fundación están empezando a dar sus frutos» e indicaron que «aún pendiente por cerrar el ejercicio de 2017, se puede adelantar que las pérdidas de explotación se han reducido en un 50%. Los resultados no se han hecho esperar, únicamente con las acciones de choque necesarias para frenar el peligroso declive al que la Faustino Sobrino se veía abocada. Esto es, aplicando el control y la planificación en las compras y conteniendo el gasto», apostillaron.

Recalcaron, asimismo, que ahora «los residentes comen mejor, con productos frescos» e indicaron que su idea es «poder ofertar plazas gratuitas para los menos desfavorecidos, pero que los residentes con medios económicos se hagan cargo del coste de sus plazas, algo que anteriormente no estaba ocurriendo al cien por cien».

Respecto a las acusaciones vertidas por el hijo de una residente, quien criticó «la falta de cuidados» que supuestamente padecía su madre en la residencia y aseveró que «temía por su vida», desde el Patronato manifestaban ayer que «desde la gerencia se llamó al denunciante para explicarle, al igual que ya habían hecho anteriormente los médicos, que su madre no respondía al tratamiento antibiótico recetado». Los problemas sufridos por esta mujer, recalcaron, «no se debieron a la falta de cuidados, sino a la respuesta negativa de su organismo» a la medicación. Finalmente, los patronos insistieron en «respaldar la buena praxis profesional de la enfermera de la Faustino Sobrino, así como el buen nombre de la propia institución».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos